Primer día de descuentos en la AP-9: «Vou aforrar 150 euros ao mes»

manuel varela / marcos gago ORDES, VILABOA / LA VOZ

GALICIA

José Luis, junto a su camión cisterna, en el área de servicio de Ameixeira, en Ordes
José Luis, junto a su camión cisterna, en el área de servicio de Ameixeira, en Ordes VÍTOR MEJUTO

Los usuarios de la autopista con telepeaje estrenaron este jueves las bonificaciones en las cabinas de cobro del vial

30 jul 2021 . Actualizado a las 16:09 h.

«Pues igual ahora, con esto, me animo a usar más la autopista», contesta un conductor al terminar de repostar. Acaba de enterarse de que el viaje que hará de vuelta dentro de unas horas le saldrá gratis. Aunque no recorre la AP-9 con frecuencia, comparte con la mayoría de usuarios consultados ayer en las áreas de servicio y descanso del vial su desconocimiento sobre las bonificaciones en los peajes, que se pusieron en marcha este jueves. «Todo lo que sea ahorrar, bien. Pero no así», responde otro al conocer el desglose de los descuentos. Como camionero, critica que la rebaja para los transportistas sea solo del 20 %, y como conductor, que con el telepeaje «se fomente el uso de las máquinas y nadie pase ya por las cabinas manuales».

Para disfrutar de los descuentos, salvo la gratuidad del peaje de Redondela para los vehículos pesados, los usuarios deben contar con un dispositivo de telepeaje. Muchos lo estrenan estos días, siguiendo las informaciones sobre la inminente aprobación de las bonificaciones. Laura, que vive en A Coruña y trabaja en Santiago, acaba de adquirirlo por 15 euros e irá en coche a la oficina durante, al menos, el mes de agosto. «El horario de los buses es horrible ahora en verano y no me cuadran nada bien, así que opté por el telepeaje porque es más cómodo poder desplazarte a tu ritmo sin tener que depender de terceros», afirma.

Otros, como Antonio Fuerte, ya lo portaban en su coche para disfrutar del descuento del 25 % que aplicaba Audasa a los conductores habituales. Acaba de parar a comer en el área de servicio de Ameixeira, a medio camino entre Santiago, donde trabaja, y A Coruña, donde reside. Hace este viaje cinco días a la semana, 230 días al año. En total, algo más de 3.300 euros anuales en los que admite no reparar porque «o cobro vai diretamente á conta do banco». Después de guardar el dispositivo de telepeaje en la guantera echa cuentas: «Co desconto na volta vou aforrar 150 euros ao mes».