Hanspeter Mock, embajador de Suiza en España: «Las tecnologías y la salud tienen futuro laboral en Suiza»

Juan María Capeáns Garrido
juan capeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

El diplomático destaca el aprecio de su país hacia los trabajadores gallegos

27 jul 2021 . Actualizado a las 10:18 h.

El diplomático Hanspeter Mock (México DF, 1966) no es nada neutral con los gallegos. «Es una comunidad apreciada y muy integrada, gente trabajadora y fiable». Lo dice como embajador de Suiza en España y Andorra, un puesto que ocupa desde el pasado verano y que le obliga a aprovechar la más mínima oportunidad para conocer cualquier rincón del país para consolidar las relaciones con el país helvético. Tras su primera visita a la «bella Galicia» confirma que existen mimbres para profundizar en los vínculos establecidos a través de la emigración en la segunda mitad del siglo pasado.

-Galicia casi merecería tener un embajador propio, ¿no cree?

-Sí, la comunidad española en Suiza suma unas 85.000 personas, y aproximadamente 50.000 son originarias de Galicia. Muchos de los primeros emigrantes ya han regresado tras su jubilación, pero sus hijos se han quedado y están haciendo carrera allí, además de haber nuevos inmigrantes. Hacen una contribución importantísima a la economía, pero también a la diversidad social y cultural. Los centros gallegos son un buen ejemplo.

-¿Cómo ha llevado la crisis sanitaria la clase trabajadora?

-La pandemia nos castigó a todos, no respetó fronteras, ni nacionalidades, ni clases. El impacto económico ha sido algo menor en Suiza, pero todos hemos sufrido, los trabajadores gallegos y toda la sociedad.