El Xacobeo y la pandemia hacen de Galicia un oasis de consenso político

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

El Gobierno y la Xunta comprometen inversiones millonarias en Santiago

25 jul 2021 . Actualizado a las 23:44 h.

El Día de Galicia, el año santo y la pandemia han obrado el pequeño milagro de reunir en la misma mesa a políticos de diferentes instituciones y partidos que han sido capaces de acordar inversiones millonarias para darle vuelo al Real Patronato de la ciudad Santiago, el órgano creado en 1991 para impulsar acciones estratégicas en la capital gallega y que ha sido determinante en su desarrollo en las últimas tres décadas, coincidiendo con la revitalización del fenómeno jacobeo. Empapados por el espíritu de consenso del Hostal dos Reis Católicos —allí se forjó hace cuarenta años el Estatuto de Galicia—, el Gobierno de España, la Xunta y el Concello de Santiago aprobaron un plan multianual de inversiones que arrancará este año y que tendrá vigencia hasta el Xacobeo 2032.

El pacto institucional contó con el aval del rey, que presidió una reunión que no se celebraba desde hace 18 años. A pesar de que el encuentro de autoridades se celebró a puerta cerrada, trascendieron las palabras de Felipe VI, quien puso de relieve que la «unión nos hace siempre más fuertes», destacando que la coordinación entre administraciones permite obtener «grandes frutos» para los ciudadanos.

Escuchaban atentos el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que llegó a Santiago después del mediodía; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo; y el alcalde compostelano, Xosé Sánchez Bugallo, feliz por haber logrado despejar las agendas políticas y de la Casa Real para reunir de nuevo el Real Patronato y por el alto grado de consenso para activar proyectos estratégicos en la capital de Galicia. Y como notarios de lo allí acordado actuaron la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; la ministra de Transportes, Raquel Sánchez; y el ministro de Cultura, Miquel Iceta.