El seguro va contra el conductor en los accidentes por drogas o alcohol

José Manuel Pan
josé manuel pan REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

ALBERTO LÓPEZ

Hay familias que se han hipotecado para poder pagar las indemnizaciones

21 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La mitad de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico habían consumido alcohol en exceso, drogas o psicofármacos. Ese dato, salido del informe elaborado por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses con datos de casi 600 conductores muertos en el 2020, deja de manifiesto que en un gran número de siniestros mortales los automovilistas no estaban en buenas condiciones para conducir. Son tragedias evitables, como advierte René Zamora, médico adjunto de urgencias en el Chuac, acostumbrado a comunicar malas noticias que destrozan familias tras una noche de fiesta. El alcohol, sobre todo, pero cada vez más las otras drogas, aparecen en las autopsias a decenas de conductores. En especial, la cocaína, que después del alcohol ya es la droga más detectada en los análisis forenses.

«En urgencias vemos muchos desastres causados por el alcohol y las drogas», dice el médico. La pérdida de una vida, la lesión irreparable, son las consecuencias más graves. Pero hay más. Si se demuestra que el consumo de alcohol o drogas fue determinante en el siniestro, el causante tendrá problemas con la compañía de seguros. Lo explica de manera muy clara Adolfo Campos, director de la Fundación Inade, del Instituto Atlántico del Seguro.

«A la víctima hay que protegerla siempre. Ese es el principio básico del seguro, y por tanto la compañía tiene que indemnizar al perjudicado», señala Campos. Pero advierte que una vez pagada la indemnización que corresponda, la compañía de seguros puede ejecutar la facultad de repetición contra el causante del accidente si conducía bajo la influencia de alguna sustancia tóxica.

¿Qué significa repetir contra el conductor?

El seguro obligatorio se regula en el texto refundido de la ley que fija la responsabilidad civil y el seguro en la circulación de vehículos a motor. Y en esa norma aparece la facultad de repetición, que es la acción que permite que el asegurador pueda ir contra el causante del accidente una vez que haya abonado la indemnización a las víctimas y cuando se hayan acreditado una serie de conductas irregulares: que el daño causado sea debido a la actitud dolosa del conductor, del asegurado o del dueño del vehículo, o que el siniestro se deba a la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas.

¿Cuándo puede el seguro ir contra el conductor?

Esa posibilidad que tiene la aseguradora de recuperar el dinero abonado en la indemnización prescribe al cabo de un año, contado a partir de la fecha en la que se hace el pago a las víctimas. El director de la Fundación Inade aclara que la Justicia ha venido fijando que el positivo del conductor no es suficiente para que la compañía pueda ir contra el conductor en los casos de alcohol o drogas, sino que esas sustancias tienen que haber sido determinantes para que se produjese el accidente. Lo razona Adolfo Campos: «En los seguros no hay niveles. Aquí la tolerancia es cero. Usted ha ingerido alcohol o consumido drogas, y eso ha sido causa determinante del accidente, pues la compañía irá contra usted. Si un atestado policial indica que se aprecian signos de alcohol o de drogas, la aseguradora ya puede ejercer el derecho de repetición».

¿Hay familias hipotecadas por culpa del alcohol o las drogas?

Son muchas las familias gallegas que aún están pagando ahora los gastos de indemnizaciones abonadas por compañías que después les han cobrado el dinero pagado. «Y hablamos de cantidades muy elevadas, de miles de euros», sostiene Campos, que recuerda que hay ocasiones en las que los causantes del siniestro son insolventes, «pero en otros muchos casos las familias se han hipotecado para el resto de sus vidas por un accidente bajo la influencia del alcohol o de las drogas. Conviene saber que nadie queda impune si causa un accidente por ir bebido o drogado».

¿Hay muchos casos en Galicia?

En Galicia se producen cada año unos 500 accidentes de tráfico en los que alguno de los conductores ha consumido más alcohol del permitido. Es una cifra que asusta. Pero preocupa mucho el aumento de positivos por drogas. Cada vez hay más casos. En uno de los primeros fines de semana de desescalada festiva en Galicia, la Guardia Civil de Tráfico interceptó a 118 conductores que habían consumido drogas.

En el caso de las drogas no hay niveles como en el alcohol. Si un conductor da positivo en la prueba de saliva ya se realiza la denuncia y se inmoviliza el vehículo. Con las drogas, la tolerancia es cero, pues se sanciona la mera presencia de sustancias en el organismo. La multa es de 1.000 euros y se pierden 6 puntos.