El último detenido por la agresión mortal en A Coruña se llevó el móvil de Samuel

A. Mahía / X. Gago A CORUÑA / LA VOZ

GALICIA

El lugar en el que cayó Samuel se ha convertido en un altar en su memoria.
El lugar en el que cayó Samuel se ha convertido en un altar en su memoria. MARCOS MÍGUEZ

Los cuatro arrestados carecen de antecedentes, lo que dificultó su identificación. Son amigos entre ellos, pero no conocían a la víctima

09 jul 2021 . Actualizado a las 09:37 h.

Ya son cuatro los detenidos por la paliza mortal a Samuel. Pero habrá más. El último fue arrestado el miércoles por la noche y, al contrario que los anteriores, sí se prestó a declarar en la comisaría de la Policía Nacional. Supuestamente, es el joven que le quitó el móvil a la víctima cuando quedó tendida en el suelo tras recibir decenas de golpes por todo el cuerpo. También se cree que participó en la brutal agresión. Por eso se le imputan los delitos de homicidio y de apropiación indebida.

Está previsto que este viernes pasen a disposición judicial los arrestados el martes, a los que la policía mantuvo en los calabozos hasta donde la ley le permite, 72 horas. Pese a negarse a contestar a las preguntas de los investigadores, más allá de escudarse en que estaban ebrios, se optó porque permanecieran en dependencias policiales. Por varias razones. Para encontrar más pruebas que echarles encima y, además, ya que ellos no quisieron hablar, tal vez otros hablarían por ellos durante los días que estuvieron encerrados. Se desconoce por el momento si el detenido la noche del miércoles pasará hoy a disposición judicial o también estará 72 horas en el cuartel de Lonzas.

Ninguno de los detenidos tiene antecedentes. Y eso complicó la investigación. Como sus rostros, huellas, identidad y localización no están en las bases de datos policiales, su identificación fue más complicada. Eso supuso, según fuentes de la investigación, que solo los vídeos captados por las cámaras de tráfico y de establecimientos cercanos al lugar del crimen sirvieran para poner nombre a los implicados en la agresión. Fue y está siendo una labor complicada, de ahí que no se hayan producido por el momento más arrestos, aunque no se descartan más detenciones de otros jóvenes que, supuestamente, participaron en la paliza. Para llegar a los cuatro que sí fueron identificados, la policía tuvo que emplear decenas de horas de trabajo repasando las grabaciones, la inmensa mayoría de ellas sin la calidad suficiente para identificar a los autores.