Javier Dorado, expresidente de Novas Xeracións: «De pequeño quería ser padre»

GALICIA

Dorado en el parque infantil de Navia, al que suele ir con sus hijos
Dorado en el parque infantil de Navia, al que suele ir con sus hijos M.MORALEJO

A punto de cumplir los 33 años, quien fue uno de los altos cargos gubernamentales más jóvenes de España trabaja ahora en una consultora, lo que le permite disfrutar más de sus dos hijos

01 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En el 2016, con 28 años, Javier Dorado (Vigo, 1988) fue nombrado director general del Injuve, convirtiéndose en uno de los altos cargos gubernamentales más jóvenes que ha habido en España. Antes ya había sido asesor parlamentario y diputado en la Cámara gallega. Pero tras la moción de censura que desbancó de la Moncloa a Mariano Rajoy, el vigués decidió dar un giro a su vida y dar el paso a la empresa privada. «Por mi formación académica y mi experiencia profesional, entendí que el ámbito en donde podía aportar más valor era el de los asuntos públicos», explica. Primero aceptó una oferta de una consultora americana, Weber Shandwick, y luego pasó a formar parte del equipo de Kreab, una consultora de comunicación sueca en la que actualmente dirige el área de Asuntos Públicos. «Está siendo muy enriquecedor, estoy aprendiendo mucho y creo que también puedo aportar mucho a esta firma líder en España», cuenta.

Su trabajo le lleva a vivir a caballo entre Madrid, por motivos profesionales, y su ciudad natal, Vigo, donde tiene su residencia familiar. Casado y con dos hijos de tres y cuatro años, la posibilidad de conciliar es para él la gran ventaja de haber dejado los cargos públicos. «En política no hay fines de semana porque haces mucha actividad representativa y de partido fuera de tu horario laboral. Así que en conciliación he salido ganando», reconoce. Y es que la paternidad es un eje central en su vida. «A mí cuando me preguntaban qué quería ser de pequeño, siempre decía que quería ser padre. Mi última etapa en política mermaba mucho el tiempo que le dedicaba a mis hijos y hay experiencias que no se van a volver a repetir que yo no estoy dispuesto a sacrificar. Porque para mí la cuestión no es ser padre, es ejercer como tal», dice.

Así las cosas, y aunque sigue estando afiliado al PP, de momento no se plantea la vuelta a la política. «Quien me conoce sabe que la llevo en las venas, pero ahora mismo no está en mis planes, aunque soy suficientemente joven para saber que la vida da muchas vueltas y no descarto hacerlo en un futuro».