Galicia tendrá el próximo año una nueva ley contra los incendios forestales

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeáns SANTIAGO

GALICIA

Ana Garcia

Medio Rural abre la fase de exposición pública e incorporará las conclusiones de la comisión parlamentaria tras la ola del 2017

17 jun 2021 . Actualizado a las 19:49 h.

Galicia tendrá una nueva ley para luchar contra los incendios forestales. La tendrá el próximo año, que es cuando está previsto que llegue al Parlamento para su aprobación definitiva. De momento, el nuevo texto legislativo entra en la fase de exposición pública previa al anteproyecto, cuya versión actual se aprobó hace catorce años pero que ha recibido hasta 80 modificaciones a lo largo del tiempo.

El Portal de Transparencia de la Xunta recogerá las aportaciones de ciudadanos y colectivos para sumar a la «experiencia acumulada» en los últimos años, con especial protagonismo de las conclusiones de la comisión parlamentaria que se activó tras los incendios del 2017, que obtuvieron un amplio respaldo de las fuerzas políticas. El presidente autonómico, Alberto Núñez Feijoo, cree que en el nuevo documento «procede contar co novo contexto ambiental e demográfico», así como con los trabajos al respecto que realizaron las universidades gallegas y las aportaciones del Servizo de prevención e defensa contra os incendios forestais.

Feijoo hizo mención expresa de la unidad mixta de investigación creada el año pasado por la Consellería de Medio Rural y la Universidade de Vigo con el objetivo de aportar mejoras profesionales, científicas, organizativas, normativas y de gestión pública de los incendios, contando con expertos que ejercieron de asesores y adelantaron la orientación de la futura norma que ahora inicia su trámite. 

El primer objetivo que busca la Xunta con la nueva Lei es adaptar el marco normativo «a unha realidade cambiante», con especial atención a la gestión de las zonas de conexión entre el monte y las zonas urbanas, buscando soluciones al exceso de combustible y poniendo medidas para evitar la propagación de los fuegos que causan más daños forestales y personales. La segunda idea fuerza es reforzar un sistema público y profesional de prevención y extinción de incendios para fomentar un marco que fomente el desarrollo de la carrera profesional, los procesos de selección homologados o la formación continua. Además, habrá una apuesta más intensa por la información, con iniciativas que buscarán la colaboración de los centros públicos de investigación que puedan aportar soluciones a la gestión de los siniestros y del monte en general.