La probabilidad de éxito y el destino, prioridades de los nuevos opositores

Juan María Capeáns Garrido
Juan capeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Oposiciones para administrativo de la Xunta, este pasado fin de semana en Silleda
Oposiciones para administrativo de la Xunta, este pasado fin de semana en Silleda miguel souto

Las academias refuerzan la orientación para evitar falsas expectativas

15 jun 2021 . Actualizado a las 16:34 h.

La avalancha de oposiciones que están elevando el interés por el empleo público empieza a desbordar a las academias y a los preparadores, que están redoblando esfuerzos a través de sus jefes de estudio y orientadores para poner las cosas en su sitio y, defendiendo su negocio, no despertar falsas expectativas. En los próximos años, hasta el 2030, se producirá el relevo de unos 8.500 puestos en la Xunta y unos 900.000 en toda España. Ninguno está asignado, como es obvio, pero no todos los aspirantes tienen las mismas oportunidades. Y esto es lo que hay que tener en cuenta en todo el proceso para tener un empleo público, dudas más que recurrentes.

¿Qué es lo primero que debes saber para tener éxito en una oposición?

Los opositores que aspiran a una plaza en el sector educativo o sanitario llegan al trance de dar el salto al empleo público con la lección enfilada, que no aprendida. Pero las dos crisis, la financiera y la de la pandemia, han propiciado la aparición de un nuevo perfil de opositor, más entrado en años, con trabajo o sin él, y con menos formación. Son esos los que requieren más ayuda por parte de los orientadores. ¿Cuáles son sus inquietudes ante una oposición? Por orden, la probabilidad de éxito teniendo en cuenta las capacidades, la competencia y las circunstancias personales; la fecha estimada de la oposición, porque no todo el mundo tiene disponibilidad indefinida y hacen falta horizontes más o menos firmes; y las consecuencias de desplazamiento geográfico que tendrá conseguir la deseada plaza. Garantizarse un puesto en Galicia es, sin duda, más difícil que obtener una plaza estatal.

¿Cuál es el primer paso correcto para enfocar el reto de una oposición?

Escoger bien dónde prepararse. Con el bum de la formación a distancia hay oportunidades más económicas y flexibles, con la contrapartida de no tener asesoramiento directo de formadores que no conocen la realidad territorial, por lo que tendrán más complicado recomendar procesos en entidades locales o autonómicas, o universidades. Hay academias que han optado por especializarse en determinadas disciplinas, como las sanitarias, o las que se centran en puestos relacionados con las fuerzas de seguridad. Las que tienen delegaciones presenciales en varias ciudades tienen una visión más amplia y, por tanto, más opciones para cada perfil.

¿Tengo capacidad y disposición para dedicar meses de vida al estudio?

Las academias detectan dos perfiles muy diferenciados: aspirantes jóvenes recién salidos de las facultades que tienen mucha confianza en su capacidad de estudio y altas expectativas laborales. Y personas trabajadoras o en paro que dejaron los libros hace años, que tienen una vida formada que puede condicionar su tiempo y su movilidad, y serias dudas sobre sus posibilidades de retomar hábitos que quedan muy lejanos. Con unos y otros, respetando sus preferencias, toca hacer labor de asesoramiento para no generar expectativas falsas, por exceso o por defecto. También es un error frecuente pensar que los trabajos administrativos menos cualificados no requerirán un gran esfuerzo de estudio.

¿Cómo puedo formarme mientras no convocan la oposición que quiero?

Lo normal es centrarse en el temario y avanzar sobre seguro, pero si no es posible, es útil preocuparse por mejorar en informática, gallego (si se requiere) o en fundamentos legislativos (Constitución, Estatuto...).

Auxiliares y administrativos del Estado, la gran puerta al empleo público con pruebas asequibles y sueldos dignos

Cuánto se cobra no es una de las inquietudes de los opositores. «Máis ben están interesados pola calidade de vida», asegura Alfonso Villares, socio fundador de Nós Oposicións. Coincide con esta apreciación Eugenia Cuíñas, de Adams Formación, quien solo aprecia ese interés entre los aspirantes con un perfil muy alto que quieren un trabajo y un salario acorde. «En ocasiones lo consiguen a la primera, no digo que no, pero también les puedes convencer de que tienen más posibilidades si meten los dos pies en la Administración y después utilizar los mecanismos internos para promocionar».

Villares reconoce que la gestión de las expectativas es clave para evitar frustraciones indeseadas y no tirar el tiempo y el dinero. «Aprobar unha oposición despois de estudar dez ou doce meses é posible, outra cousa é acadar a praza. Pero con ela aprobada é máis doado que te chamen para traballar» y entrar así en la dinámica administrativa a la espera de nuevas oportunidades. Este profesional advierte que su opinión «é parte interesada», pero señala que es difícil superar un proceso por libre sin recibir ningún tipo de asesoramiento. Y destaca la importancia de los grupos, para que cada uno pueda ir midiendo su nivel, pero también para algo fundamental que muchas veces no se tiene en cuenta: «A parte anímica». Por su experiencia, lo más habitual es que en los grupos que están canalizados para obtener plazas como docente, por ejemplo, suele haber menos bajas. «Nas oposicións de Correos ou nas de administrativos do Estado empezan 25 e acaban 25, pero non son os mesmos, aí hai moito cambio e xente que o deixa polo camiño».

La mención de las oposiciones estatales no es casual. Cuíñas, con más de 25 años de experiencia en el sector, tiene claro cuál es a día de hoy la gran puerta de entrada al empleo público: auxiliares de administrativos y administrativos del Estado. Habrá pruebas en noviembre y otra ronda en mayo o junio del 2022, con unas 1.500 plazas en juego. Asegura que es la mejor opción, a pesar del riesgo alto de acabar trabajando fuera de la comunidad. «Nosotros acompañamos al opositor hasta el final y nos gusta ser claros: una vez dentro de la Administración hay que moverse, elegir con criterio y buscar departamentos que garanticen la posibilidad de regreso. Si lo que quieres es cobrar más, hay que buscar empleos que tengan extras por productividad, en la Seguridad Social o Hacienda, por unos 1.600 euros al mes. También los hay que no quieren trabajar mucho: un alumno nuestro lo consiguió y acabó contando huevos de avestruces en un parque natural», comenta a modo de anécdota.