Los albergues del Camino reabren con zonas comunes a mitad de capacidad y habitaciones al 30 %

Paula Méndez / R. S. REDACCIÓN

GALICIA

Emilio de la Iglesia, gerente de Turismo de Galicia, presenta las medidas del protocolo de prevención ante el covid-19 para peregrinos en el albergue Casa da Pescadería (Betanzos)
Emilio de la Iglesia, gerente de Turismo de Galicia, presenta las medidas del protocolo de prevención ante el covid-19 para peregrinos en el albergue Casa da Pescadería (Betanzos) Cabalar

A partir del martes volverán a estar operativas la mitad de las instalaciones, y desde el 1 de julio la red estará lista al completo

11 jun 2021 . Actualizado a las 17:44 h.

La Xunta ha establecido un protocolo de actuación ante la apertura de albergues públicos para garantizar un Camino de Santiago seguro. El aforo máximo en zonas comunes será la mitad del disponible, mientras que en las habitaciones se permitirá hasta el 30 %. Además, estos centros deberán disponer de distintos elementos de desinfección.

Las nuevas medidas han sido presentadas esta mañana en el albergue Casa da Pescadería de Betanzos por el gerente de Turismo de Galicia, Emilio de la Iglesia, que ha asistido a una demostración del protocolo de prevención ante el covid-19. Según ha indicado, el próximo martes 15 de junio abrirán la mitad de los albergues, sobre todo en aquellas localidades en las que no hay una oferta suficiente de alojamientos privados, y a partir del 1 de julio quedará activada la totalidad de la red pública.

«Durante este tiempo hemos preparado los albergues y caminos para que Galicia sea un destino seguro», ha enfatizado De la Iglesia, quien ha detallado que «se han implantado protocolos de seguridad» en todos estos establecimientos de alojamiento y «se ha dado formación al personal». En cuanto al límite en habitaciones, se contempla una excepción con los grupos burbuja, pues si varias personas «declaran que son grupo estable de convivencia durante el camino y van a hacer todo el camino juntos, pueden ocupar las habitaciones en función del porcentaje que ellos ocupen». Además, será obligatorio que cada peregrino lleve su propio saco de dormir y se recomienda que pasen toda la noche con la mascarilla puesta.