Ángeles Vázquez: «Galicia ten blindado o 77,5 % do seu territorio contra os parques eólicos»

La Voz REDACCIÓN

GALICIA

La conselleira de Medio Ambiente defiende las leyes ambientales gallegas, «máis ambiciosas» que las estatales

08 jun 2021 . Actualizado a las 20:41 h.

«Temos claro que precisamos enerxías limpas, pero non hai barra libre para os parques eólicos». La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez (Melide, 1972) garantizó este martes en un encuentro en La Voz que su departamento está trabajando con «total transparencia» ante la tramitación masiva de nuevas instalaciones energéticas solicitadas en la comunidad, que tendrán que ajustarse a la normativa autonómica: «Galicia ten blindado o 77,5 % do territorio contra os parques eólicos», y aquellos que estén fuera de las áreas delimitadas serán informados «desfavorablemente», advierte. «A Xunta ten claro onde teñen que estar», insiste Vázquez, que hubiese visto más acertado que la manifestación celebrada el pasado fin de semana en Santiago se hubiera convocado «ante a Delegación do Goberno», al que considera responsable de la avalancha de peticiones.

Censo de lobos

El de los parques eólicos no es el único debate abierto con la Administración central, porque la conselleira mantiene discrepancias con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a la que acusa de abandonar «a xestión do lobo» por su intento de otorgarle una protección máxima sin atender a las circunstancias propias de cada territorio. A su juicio, este animal «goza de boa saúde en Galicia», y si es así es por el trabajo realizado por los ganaderos gallegos y de otras comunidades que también se han rebelado contras las intenciones reguladoras del Gobierno. Con el ánimo de despejar la polémica la Xunta ha encargado un nuevo censo y propone una mesa de diálogo protagonizada por los técnicos para evitar «enfrontar ao home e ao lobo, cando sempre houbo convivencia».

Nuevos retos climáticos

En materia ambiental, Ángeles Vázquez cree que Galicia debe marcarse nuevos retos, adelantándose a los objetivos indicados por las normativas que preparara España y desarrollando su propia apuesta en línea con Europa a través de la Estratexia Galega de Cambio Climático, «que é máis ambiciosa». Entre los desafíos que se plantea está el de alcanzar «a neutralidade climática no 2040, anticipándonos dez anos», aunque para ello ve fundamental la colaboración de los alcaldes —271 de 313 firmaron ya el pacto por el clima— y ampliar esa alianza a empresas, organizaciones sindicales y colectivos que puedan aportar soluciones.

Los ayuntamientos también serán determinantes en el cumplimiento de la Lei de residuos de Galicia y la implantación del quinto contenedor, el de los biorresiduos. «Imos ter todo ordenado para o 2023», afirmó la conselleira, quien recordó que la puesta en marcha de cuatro plantas de tratamiento, una por provincia, permitirá adelantarse en quince años al objetivo de «verquido cero». Vázquez expresó también su satisfacción por el comportamiento ciudadano, fundamental para avanzar en el reciclaje, que mejoró durante los meses de la pandemia. «É de agradecer a sensibilidade dos galegos», admitió, extendiendo los méritos a los docentes y al sector de la hostelería, por su implicación activa.

Más rehabilitación

Ángeles Vázquez, responsable de la política de vivienda autonómica, se comprometió a no dejar escapar «un céntimo» de los fondos europeos que se destinen a la rehabilitación, una de las líneas en las que ya estaba incidiendo su departamento. Con «fondos propios» está asumiendo planes como la lucha contra el feísmo, que ha recibido en su primera edición setecientas solicitudes. «Son axudas pequenas —hasta 3.000 euros— que a paisaxe e o territorio van agradecer», afirma la conselleira, que aprecia un alto nivel de concienciación entre los gallegos. Una ciudadanía que, a su juicio, también está preocupada por la okupación de viviendas, un problema que hay que «frear» con un cambio en el Código Penal y que se debe acompañar con políticas para que «todas as persoas teñan unha vivenda digna» o, cuando menos, «unha opción», ya sea a través de los bonos autonómicos de apoyo al alquiler o con la puesta a disposición de viviendas de promoción pública.

Vázquez anunció que el IGVS va a sacar a concurso a lo largo de este mes 300.000 metros cuadrados de suelo industrial, un desarrollo clave «se queremos ter futuro». La consellería trabaja ahora en un plan sectorial para que Galicia solo tenga polígonos «de primeira».