La Universidade da Coruña convoca el primer Premio de Investigación Epifanio Campo

Redacción LA VOZ

GALICIA

JOSE MANUEL CASAL

La cátedra que lleva el nombre del fundador del Grupo Rodonita organiza unos premios con hasta 6.000 euros de galardón

07 jun 2021 . Actualizado a las 13:18 h.

La cátedra Epifanio Campo, de la Universidade da Coruña, convoca el primer premio de investigación Epifanio Campo, en homenaje al fundador del Grupo Rodonita e impulsor de esta cátedra. La finalidad de estos galardones es impulsar la investigación relacionada con la gestión y valorización de los residuos generados por la actividad industrial, como parte de una economía circular que apoye la protección do medioambiente, uno de los valores que defendió Campo durante su carrera empresarial.

Los organizadores admitirán proyectos realizados a nivel individual o por un equipo de investigación y valorará la originalidad del proyecto, así como su metodología, aplicación, relevancia e innovación en la protección del medio ambiente y en la gestión y valorización de los residuos industriales. Los participantes en esta convocatoria podrán ser profesores, investigadores con vinculación contractual o becarios que realicen tareas de investigación, que podrán participar de forma individual o en grupo.

El primer premio está dotado con 6.000 euros y el segundo con 4.000. El plazo de presentación de solicitudes comienza hoy y terminará el 16 de julio. El fallo del jurado se hará público durante el mes de septiembre. 

Un visionario e innovador en la gestión de residuos

Epifanio Campo nació en León, pero con 17 meses se trasladó a Vilalonga con sus tíos para, a los 22 años, hacerse cargo de sus empresas de extracción de arcillas. De ahí surgiría el grupo Cerámica Campo, una empresa de materiales de construcción tanto cerámicos como de hormigón, que tiene actualmente tres sedes en Galicia.

El economista diversificó sus negocios, con el foco siempre puesto en Galicia, creando el holding Rodonita. La base del grupo se fundamenta en la industria (fabricación de materiales de construcción y refractario conformado, gestión de residuos, desarrollo de energías renovables, industria vitivinícola y acuicultura) y en menor medida en el sector servicios (hostelería y gestión de mercados municipales).

Además de lo anterior, destaca su participación en las sociedades Banco Gallego y Macovit, firma que participa en la explotación de las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en Galicia.

En el sector de la gestión de residuos, Campo demostró ser un visionario, y se inicia en él a finales de los años ochenta, siempre con la meta puesta en la economía circular. En 1991 funda PMA, para gestionar y valorizar aceites minerales usados. En esos momentos, iniciándose en el mundo de la gestión de residuos, colabora estrechamente con la Xunta de Galicia y con asociaciones provinciales de despieces y talleres de automoción. A partir de los noventa lidera activamente la creación de Sogarisa, que entre 1995 y 2016 explota el CTRIG, convirtiendo a Epifanio Campo en el socio gallego de referencia de la sociedad explotadora, colaborando siempre con la Xunta en la búsqueda de soluciones a los grandes retos ambientales de la comunidad. A partir de 2016, el Grupo Rodonita se hace con la totalidad del control de la entidad concesionaria de la gestión del CTRIG. Campo falleció en agosto del 2016, a los 63 años.

Jacobo Campo Sáez: «Mi padre me decía que para dirigir una empresa hay que estar. Es lo que hago»

f. fernández

Jacobo Campo Sáez (A Coruña, 1985) dirige, junto a su hermana Blanca, el grupo Rodonita, que popularmente es conocido por el nombre de su padre, Epifanio Campo. Tres años después del fallecimiento del emblemático empresario gallego (aunque nacido en un pueblo de León), su hijo lleva sobre sus hombros un hólding muy diversificado con unos 200 trabajadores en Galicia y una facturación de 35 millones en el 2018, que en este 2019 se convertirán en 37.

-¿Qué consejos le daba su padre sobre cómo dirigir las empresas?

-Que para dirigirlas y que no se te vayan de las manos hay que estar presente, que parece una tontería. Estar, me decía. Y es lo que estoy haciendo. Tenemos muy buen equipo y lógicamente no puedo estar en todas partes, pero lo intento. De pequeñito me llevaba a las fábricas, me contaba, me explicaba...

Seguir leyendo