Transportes obliga a Audasa a invertir 3,4 millones en mejorar la seguridad de la AP-9

GALICIA

JOSÉ PARDO

El Ministerio anuncia que la concesionaria deberá mejorar el firme del vial en Ferrol, actualizar la señalización, repintar marcas y sustituir barreras

04 jun 2021 . Actualizado a las 07:34 h.

La AP-9 es segura, pero puede mejorar aún más. Esa es la conclusión que acaba de anunciar el Ministerio de Transportes respecto a la inspección de la autopista realizada durante febrero y marzo pasados, cuya conclusión es que Audasa queda obligada a invertir 3,44 millones de euros para poner la infraestructura en perfecto estado, perfeccionando sus medidas de seguridad «para mantener bajos los niveles de siniestralidad». La decisión del ministerio ha sido comunicada en plena negociación con la concesionaria de las bonificaciones y rebajas en los peajes que deben entrar en vigor el mes que viene, tal y como comprometió el ministro José Luis Ábalos, y que entre otras ventajas conllevará la gratuidad en el viaje de vuelta cuando se realice en menos de 24 horas respecto a la ida. 

El término que Transportes emplea para referirse a la comunicación enviada a Audasa es la de haber «requerido» a la empresa a que lleve a cabo diversas mejoras, con lo que no se puede entender como sanción por parte del titular de la autopista, pero que podría derivar en algún tipo de amonestación si no se llevan a cabo los trabajos puntualizados. 

Estos semejan estar ya pactados con Audasa, pues es el propio ministerio el que anuncia que está previsto que a lo largo del mes de julio se comiencen actuaciones de mejora del firme en el ramal de Ferrol para eliminar el escalón existente en sus arcenes, así como darle un acabado óptimo al asfalto en los accesos a la autopista. En total, en este capítulo la concesionaria gastará 2,51 millones de la partida anunciada. 

Medio millón más se destinará en tres años a mejorar la señalización de orientación a los conductores para reducir sus momentos de indecisión al volante antes de tomar una salida o acceder a las áreas de peaje, así como aumentar en general su visibilidad.

También se ha advertido a Audasa sobre la conveniencia de repintar las marcas viales para aumentar su efectividad y visibilidad en todo el trazado. Las dos partes dan por bueno en este caso invertir 265.000 euros en dos años. La concesionaria se ha comprometido tras la inspección a reponer balizamientos que han perdido su funcionalidad en los últimos años (97.000 euros), así como sustituir las barreras de seguridad que estén dañadas o sufran anclajes defectuosos (21.000 euros).

El Ministerio de Transportes considera igualmente deficiente la limpieza de los arcenes y la iluminación en determinados puntos donde se han estropeado focos y farolas. 

Pese a las pegas que han dado lugar a los requerimientos para mejorar la autopista, Transportes indica que «la AP-9 cumple con todas las normativas de seguridad viaria y tiene uno de los niveles más bajos de siniestralidad de Galicia y España, dado que el riesgo de fallecer en un accidente es de 0,1, tres veces menor que en el conjunto de la red de carreteras del Estado. La AP-9 se encuentra entre los trayectos más seguros de nuestro país, tendencia que se mantiene en los últimos diecisiete años», incide pese a pactar con la concesionaria los trabajos citados. 

Como precedentes al requerimiento del Gobierno, durante el mandato de Rajoy la ministra Ana Pastor llegó a amenazar a Audasa con quitarle la concesión si no se atenía al proyecto aprobado para ampliar Rande. En los Ejecutivos de Fraga se plantearon sanciones a la empresa por los incendios declarados en las márgenes de la AP-9.