PP y PSOE firman una moción de censura en Santa Comba

Emma ARaújo SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Sandra Alonso

El regidor, de CxG, debía renunciar al cargo en favor del líder socialista, pero el pacto se rompió por múltiples desavenencias

03 jun 2021 . Actualizado a las 00:24 h.

El concello coruñés de Santa Comba (9.362 habitantes) volverá a experimentar una moción de censura tras abruptos cambios de gobierno en los dos mandatos anteriores. Esta tercera ocasión supondrá el acceso a la alcaldía de la candidata del Partido Popular, María Josefa Pose Rodríguez, en detrimento de David Barbeira, de Compromiso por Galicia.

La particularidad de esta moción, presentada ayer, es que el cambio está promovido por el PSOE, ya que dos de sus seis concejales firmaron la moción con los seis representantes del PP, consiguiendo así los votos justos para que la operación pueda prosperar con los condicionantes que impone la ley antitransfuguismo. El promotor de la operación es el histórico socialista José Antonio Ucha Velo, desbancado de la alcaldía en dos ocasiones por sendas mociones de censura. En la última, precisamente, fue María Josefa Pose la que se hizo con el bastón de mando.

La explicación de esta última maniobra, que el propio Ucha definió como hacerse una moción de censura a sí mismo, surge del inusual grupo de gobierno que se constituyó tras las elecciones del 2019. El PP de María Josefa Pose fue la lista más votada, con seis actas, el mismo número que el PSOE de Ucha Velo. Compromiso por Galicia obtuvo solamente una y su beneficiario, David Barbeira, se convirtió en alcalde con el apoyo socialista y el compromiso de que en el ecuador del mandato, es decir, ahora, se produciría un relevo en la alcaldía, que sería para el PSOE.

Dos años de crisis

Las desavenencias entre Barbeira y Ucha, con públicos intercambios de acusaciones, fueron una constante desde el principio del mandato, provocando tensos enfrentamientos políticos que minaron la siempre exigua confianza entre los socios de coalición. Mientras Ucha acusaba ayer a Barbeira de negociar a los tres meses de llegar a la alcaldía un acuerdo de gobierno con el PP, el regidor insistía en que no iba a presentar su dimisión, afirmando que se sintió «solo» en todo momento. El aún alcalde también reconoció que no iba a propiciar el relevo negociado dos años atrás alegando que los socialistas habían incumplido el acuerdo de gobierno desde el primer momento y que no contemplaba la posibilidad de dimitir.

Con la firma de la inminente moción de censura se esfuma la posibilidad de que los socialistas recuperen el bastón de mando durante este mandato, ya que Ucha insistió en que la decisión de apoyar una alcaldía del PP no tenía vuelta atrás, al ser una cuestión «de palabra», pese a reconocer que el inusual acuerdo podría provocar que la dirección del PSOE lo expulse del partido, al igual que a su número dos, Cristina Fajín Barreiro. Ante esta posibilidad, y tras veinte años vinculado al PSOE, el portavoz socialista señaló que la decisión era un ejercicio de «lexítima defensa» y desgranó su orden de prioridades: «Cumprir coa nosa conciencia, a vontade do pobo e as siglas políticas».

Ante su próximo acceso a la alcaldía, María Josefa Pose prefirió no hacer ningún tipo de comentario. El mismo silencio guardaron algunos de los concejales socialistas que no firmaron la moción.

Barbeira y Ucha se culpan entre sí del fracaso del gobierno

emma araújo

El cisma en el desequilibrado grupo de gobierno de Santa Comba, con el alcalde como único representante de Compromiso por Galicia y seis concejalías del PSOE, quedó escenificado ayer tras el pleno solicitado por los socialistas para poner fecha el relevo en la alcaldía. La negativa del regidor, David Barbeira, para fijar esta sesión fue el desencadenante de la moción de censura presentada minutos después de que concluyese la sesión, que se cerró sin ningún acuerdo.

María Josefa Pose, portavoz del PP y candidata propuesta para sustituir a Barbeira, apenas intervino en el debate pero sí recordó que en el 2019 no había conseguido la mayoría absoluta por 15 votos. Previamente, Ucha Velo exigió a su teórico socio de gobierno que confirmase si iba a cumplir el acuerdo de relevo en la alcaldía poniendo fecha para materializarlo. Ante la negativa de Barbeira, la tensión fue escalando enteros en el salón de plenos, que celebró la sesión a puerta cerrada en cumplimiento de las restricciones por el coronavirus.

Seguir leyendo