Política Social quiere reducir los trámites de la dependencia a la mitad de tiempo

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeáns SANTIAGO

GALICIA

Ana Garcia

Limitará el papeleo de los formularios, evitará gestiones duplicadas y aumentará los equipos de valoración

26 may 2021 . Actualizado a las 19:57 h.

Galicia va a poner en marcha una reforma administrativa para la tramitación de las prestaciones por dependencia, la más importante desde que asumió en el 2006 esta competencia. El plan de choque, impulsado por la Consellería de Política Social, supone una notable reducción de los trámites, y el objetivo es reducir los tiempos de gestión «á metade», según el presidente de la Xunta, que ofreció algunas claves de la iniciativa que se debatió en la reunión semanal del Gobierno gallego, adelantada al miércoles por el viaje institución que Alberto Núñez Feijoo hará este jueves a Portugal.

De partida, se va a reducir «drásticamente» el formulario para solicitar la prestación por dependencia, ya que en estos momentos estaba compuesto por 26 páginas que se limitarán a menos de la mitad. Junto a este documento solo será necesario presentar un informe médico y un informe social. Otro avance en la solicitud tiene que ver con la llamada PIA, la prestación que necesita cada persona en función de su situación. A día de hoy es preciso realizar un trámite inicial de petición, y si la situación cambia, debe hacerse de nuevo toda la tramitación, sin que se pueda iniciar hasta que la persona haya recibido el grado de dependencia. Ahora se fusionará la solicitud del grado con la PIA, para que el ciudadano solo tenga que hacer un acto  desde el inicio hasta la concesión de la ayuda. Además, se garantizará automáticamente una prestación económica pública con opciones alternativas al servicio solicitado por la persona dependiente mientras no haya una plaza en la opción de atención prioritaria.

Los cambios que quiere introducir el departamento dirigido por Fabiola García también afectan a los profesionales públicos responsables que trabajan en materia de dependencia. Así, está prevista la creación de nuevos centros y equipos para su valoración, con grupos itinerantes que acudirán a los territorios en los que haya una lista de espera más acusada y a los domicilios de personas que no puedan desplazarse a las sedes de los servicios sociales. También se hará un trabajo de optimización de las rutas que hace el personal que visita los hogares.