La oposición eleva el tono contra Feijoo por la amenaza que pende sobre 16.000 empleos de la industria

GALICIA

Ana Pontón, Alberto Núñez Feijoo y Gonzalo Caballero, esta mañana en la sesión de control en el Parlamento
Ana Pontón, Alberto Núñez Feijoo y Gonzalo Caballero, esta mañana en la sesión de control en el Parlamento XOÁN A. SOLER

El presidente de la Xunta deriva la responsabilidad al Gobierno de Sánchez, y advierte al BNG que no puede «soplar e sober ao mesmo tempo»

12 may 2021 . Actualizado a las 13:11 h.

Los cierres programados de las centrales térmicas, de As Pontes y Meirama los nubarrones pintados sobre el futuro de Alcoa o de Ence, así como la falta de carga de trabajo del sector naval, son los asuntos que este miércoles marcaron la sesión de control parlamentaria al presidente de la Xunta, contra el que unieron fuerzas el BNG y el PSdeG para acusarlo de permanecer «de brazos caídos» ante la amenaza que pende sobre 16.000 empleos de la industria en Galicia. Alberto Núñez Feijoo aguantó el embate tildando de «cinismo» que la oposición lo responsabilice a él de los problemas que generan las decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, de las que también corresponsabilizó a sus socios nacionalistas.

Ana Pontón, la portavoz nacional del BNG, y Gonzalo Caballero, líder del PSdeG, interpelaron cada uno por su lado al jefe del Ejecutivo por las dificultades de la economía y la industria gallega, que consideran anteriores a la pandemia. «O seu balance industrial é dramático», disparó Pontón, antes de señalar que en los 12 años de Feijoo al frente de la Xunta se perdieron 27.200 empleos en el sector industrial «con 2.947 industrias pechadas». «É un desastre que está arruinando comarcas enteiras», remarcó la nacionalista.

También Gonzalo Caballero, con una intervención en la combinó los datos sobre el empleo con las dificultades de algunas empresas y los efectos de la pandemia, acusó a Feijoo de estar «fóra de xogo» y «sen orientación» en la definición de los proyectos que optan a a la financiación europea de los fondos Next Generation, en los que reprochó que se incluyeran 700 millones de euros para «proxectos xa comprometidos» en los hospitales públicos, que en su opinión deberían hacerse con recursos propios.

Feijoo expresó su asombro con el hostigamiento de la oposición, y si bien se declaró «preocupado» por los 16.000 empleos «que están en risco no ámbito industrial», dejó claro que no estaba dispuesto a asumir «responsabilidades que non son nosas». De hecho, a Caballero le espetó que él era el máximo responsable en Galicia «do partido que pecha As Pontes, Meirama e Gamesa e que non cumple con Navantia», el artífice que abre problemas «e non resolve ningún».

Y de eso último también consideró corresponsable al BNG, por su apoyo a la investidura de Sánchez y la alianza que mantiene con el PSOE en varias administraciones. Tras matizar que el peso industrial de Galicia es del 16 %, dos puntos por encima de la media española, el líder del PPdeG dijo que, a diferencia del Bloque, su Gobierno defenderá la industria gallega «sen apriorismos». Incluso la industria forestal, que pasa por Ence, o la naval, incluida la producción militar de buques, cuestiones con las que los nacionalistas mantienen posiciones críticas.

No pasó por alto Feijoo la política industrial que exhibe el BNG, que pasa por tutelar toda la producción desde lo público. «Pensa que debemos confeccionar roupa e vendela nos mercados internacionais?», llegó a preguntar a Pontón, a la que advirtió que no podía «soplar e sober ao mesmo tempo», así que cree que debería escoger entre defender los intereses gallegos, también los de su industria, o seguir apoyando al Gobierno del PSOE.