Nadia Calviño recibe como un «enorme honor» el premio Fernández Latorre

La Voz REDACCIÓN

GALICIA

La Voz de Galicia

La vicepresidenta pone a La Voz de Galicia como ejemplo de ese «periodismo de calidad» que contribuye a mejorar la democracia. Santiago Rey Fernández-Latorre valora a la ministra de Asuntos Económicos como «una figura clave de la verdadera política de Estado»

11 may 2021 . Actualizado a las 13:20 h.

La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha recibido este lunes el Premio Fernández Latorre correspondiente a la edición del 2020, de manos de Santiago Rey Fernández-Latorre. La entrega se ha celebrado en Arteixo, en la sede de la Fundación que lleva el nombre del presidente y editor de La Voz de Galicia, en un acto íntimo y con la única asistencia de los patronos ante la situación sanitaria actual.

El jurado de estos premios valoró «la brillante trayectoria y el compromiso con España y, por extensión, con Galicia» de la responsable económica del Gobierno, que recogió este galardón, el 62.º en la historia de los premios, «emocionada y agradecida». Es, dijo Nadia Calviño, un «enorme honor» recibir un premio «na miña terra», como dejó escrito en el libro de honor de la Fundación ante varios miembros del patronato de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre.

La vicepresidenta valoró especialmente esta distinción porque, dijo, es un «reconocimiento a todos aquellos que llevamos años dedicados al servicio público», en su caso primero en las instituciones comunitarias primero (ocupó en Bruselas varios cargos dentro la Comisión Europea) y en el Gobierno de España después. Esa, la del reconocimiento al servicio público, fue la primera de las cuatro razones que esgrimió Nadia Calviño para agradecer el Premio Fernández Latorre. La segunda, que sea una distinción concedida en Galicia, que proviene de una Fundación, y que contribuye a incrementar la cuota de mujeres premiadas.

La tercera razón, continuó, fue la más personal: «La Voz de Galicia es el periódico con el que yo me me he criado». Nacida en A Coruña en 1968, recordó cómo su abuelo materno, Antonio Santamaría, estaba al frente de la empresa que reciclaba el papel de periódico de La Voz. «Me he criado -dijo emocionada- entre papeles y planchas de La Voz».

Y el cuarto motivo, dijo para acabar su discurso de aceptación, fue que este galardón sirve para engrandecer el periodismo, «para apoyar el periodismo de calidad, que juega un papel fundamental para la democracia», y donde puso de ejemplo a La Voz de Galicia, que «ayuda a mejorar el periodismo cada día».

El presidente y editor de La Voz de Galicia reconoció la «enorme admiración» que siente hacia la vicepresidenta segunda del Gobierno, una «figura clave de la verdadera política de Estado, una mujer que nos sirve de ejemplo todos los días, y además a una gallega que engrandece el nombre de nuestra tierra».

En su discurso, Santiago Rey Fernández-Latorre puso en valor el «difícil papel» que tiene por delante Nadia Calviño, una dirigente «brillante» que ha tenido que bregar con dificultades dentro y fuera de España. «Dentro -expuso-, porque te has enfrentado a los populismos, a las visiones radicales y a las imposiciones ideológicas. Fuera, porque eres la gran mediadora en Europa, y tu trabajo tiene mucho que ver con que nuestro país sea creíble y respetado, pese a todas las tensiones internas».

Deseó a Calviño suerte en su actividad porque su éxito «será también el nuestro» sobre todo ante la tarea que queda para la salida de la crisis que deja la pandemia. Santiago Rey admitió su escepticismo ante el destino que tendrán los fondos europeos de reconstrucción, pero a la vez se mostró esperanzado porque será una actividad que vigilará la propia vicepresidenta gallega. «Tienes por delante -le dijo- un ingente trabajo. Y en La Voz de Galicia deseamos tu éxito, porque de él depende que los sectores, las empresas y, en definitiva, las personas que están sufriendo el desastre que ha traído esta crisis empiecen a resurgir».