Feijoo minimiza la polémica del plus de las consultas presenciales: «Son 10 euros ao mes»

Ángel Paniagua / Juan Capeáns VIGO / SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

Los médicos no han protestado por la cantidad, sino porque se les ponga un objetivo cuyo cumplimiento no depende de ellos

07 may 2021 . Actualizado a las 17:57 h.

De momento, la Xunta de Galicia no tiene previsto retirar de los Acordos de Xestión (AdX) el objetivo que se ha fijado a los médicos de familia y pediatras de atención primaria de que al menos el 60 % de las consultas sean presenciales y de que tengan una demora máxima de cuatro días. Del cumplimiento de los AdX depende que los médicos cobren el complemento de productividad variable. Pero el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijoo, ha restado importancia a esta cuestión: «O cumprimento da presencialidade ten un valor de dez euros ao mes. Non creo que haxa ningún facultativo en Galicia que teña unha merma das súas retribucións ou que teña un incremento das súas retribucións en base ao cumprimento dese parámetro».

El complemento de productividad variable es de unos 100 euros brutos al mes. Se fijan una docena de objetivos y se les asigna un peso. La presencialidad cuenta un 10 %, de ahí el razonamiento del presidente Feijoo. La demora máxima de cuatro días para las consultas pesa un 5 %, así que, siguiendo la misma lógica, serían cinco euros. Pero en realidad, el complemento de productividad variable es el doble: son cien euros al mes, porque todos los meses los médicos cobran esa cantidad, pero al finalizar el año se hace una evaluación y se les paga una cantidad según cuánto hayan cumplido, hasta un máximo de 1.200 euros. Teniendo esto en cuenta, serían unos 20 euros al mes. Y no solo es eso. Esta mañana, la Xunta ha aprobado el avance de la carrera profesional para 13.500 sanitarios, que implica una subida de sueldo de unos 3.000 euros al año para los médicos, que se consolida. Avanzar grados depende del tiempo trabajado, pero también de cumplir los objetivos que se fijan en los Acordos de Xestión. Así que la repercusión económica real es mayor que diez euros al mes.

Pero no se trata del dinero. Los colegios médicos de Galicia han pedido que se retire ese plus. Pero no porque sea una cantidad mayor o menor, sino porque el objetivo de que haya una cantidad concreta de consultas presenciales no depende de los médicos. Por una parte, los ciudadanos no pueden pedir citas físicas con su médico: tanto si la solicitan a través de la central de citas como si la piden por Internet, solo hay opción de que la consulta sea telefónica. Por otro lado, las agendas de los médicos ya vienen diseñadas por la dirección del Sergas, y contemplan que alrededor de la cuarta parte de los pacientes acudirán al centro de salud y el resto serán atendidos por teléfono. Por lo tanto, los facultativos no deciden. Sin embargo, se les exige en los objetivos de productividad.

Ocurre lo mismo con las demoras máximas de cuatro días para las consultas: el retraso no depende del trabajo del médico. El Consello Galego de Colexios Médicos ha solicitado la retirada de ese concepto de los AdX y, además, que la Consellería de Sanidade diseñe un plan para la vuelta a la presencialidad, teniendo en cuenta la vacunación de la población y los aforos de los centros de salud, pero que no tenga nada que ver con la nómina.

«Irémolo vendo. Se se pode, concretarase; e se non se pode, evidentemente non o vamos a esixir», ha dicho Feijoo al término de la reunión semanal del Consello de la Xunta. De ese modo, ha abierto la puerta a que el objetivo de los AdX no se apliquen. Dependerá de la infraestructura de cada centro de salud, según el presidente, ya que hay algunos ambulatorios en los que las salas de espera no ofrecen posibilidad de ventilación y Sanidade asume que el contagio por aerosoles es la principal vía de transmisión del covid. Dependerá también, dijo Feijoo, del grado de inmunización de cada cupo médico. En este momento ninguna vacuna está indicada para personas de menos de 16 años; sin embargo, a los pediatras (atienden niños de hasta 14 años) también se les exige un 60 % de presencialidad.

El presidente dejó en el aire la posibilidad de que no se aplique. Sin embargo, la mayoría de los médicos de la atención primaria gallega han empezado a recibir los objetivos en sus correos electrónicos. En algunas áreas, como A Coruña, han empezado a presentarse hoy. En otras, como Vigo, hace ya más de medio mes. Estos objetivos no se negocian, sino que se pide a los médicos que los firmen, y además se les da un plazo para que lo hagan. En este momento, la Consellería de Sanidade reconoce que aún está trabajando en cómo volver a la atención presencial en los centros de salud, pero, sin tener claro cómo lo hará, ya les ha pedido a los médicos que acepten que se les evalúe por el hecho de que el 60 % de las consultas sean presenciales.

Feijoo ha asegurado que en el 2020 se pidió a los médicos que al menos el 40 % de las consultas fuesen presenciales. En realidad fue el 30 %. Se hizo en el mes de diciembre, ya que en el 2020 no se habían firmado los objetivos en los primeros meses del año, porque la pandemia lo paró todo. De manera retroactiva, se pidió a los profesionales en diciembre que al menos el 30 % de las consultas habían sido presenciales. «Polo que eu sei, todos cumpriron con carácter xeral», dijo el titular del Gobierno autónomo.

Pero en este contexto, el presidente hizo un llamamiento a volver a la normalidad, que incluye la presencialidad, porque es algo que que piden los ciudadanos. Antes de la pandemia, recordó, el 80 % de las citas eran en persona. Además, ahora se está avanzando en la vacunación, lo que minimiza los riesgos de contagio. Alberto Núñez Feijoo aseguró que la Consellería de Sanidade intentará limar las diferencias con los profesionales y concretar «a fórmula de presencialidade máis acaída» para los usuarios y los profesionales sanitarios.