Los colegios médicos reclaman que la presencialidad en atención primaria se desvincule del plus

GALICIA

Sandra Alonso

Recuerdan que la decisión de pasar a la cita telefónica en los centros de salud fue del Sergas

07 may 2021 . Actualizado a las 11:05 h.

El plan del Servizo Galego de Saúde de recuperar la presencialidad en atención primaria pasa por reducir un complemento variable del salario de los médicos que no lleguen a un 60 % de consultas presenciales. Pero a los médicos no les gusta. «Esto necesita una organización, la Consellería de Sanidade tiene que sentarse con la atención primaria para planificar cómo se va a hacer», reclama el presidente del Consello Galego de Colexios Médicos, Isidro Lago, presidente a la vez de la institución profesional de Pontevedra. «Esto no debe ir incentivado de esta manera, quizás no se trate de remunerar por esto, debe ser algo pactado», pide.

El Sergas ha introducido este objetivo en los Acordos de Xestión (AdX), con el que evalúa a los profesionales de atención primaria para que perciban más o menos cantidad del complemento de productividad variable, un plus cuyo cobro está generalizado. Si no llegan al 60 % tendrán menos; y si la demora de las consultas supera los cuatro días, también. El problema para los médicos de familia y pediatras de los centros de salud es que ellos no tienen capacidad para decidir si ven a un paciente de manera presencial o si lo atienden por teléfono. Las agendas de los profesionales ya aparecen diseñadas, y contienen entre 8 y 10 citas presenciales; el resto son telefónicas. Además, el ciudadano no puede solicitar una cita presencial por propia iniciativa si la pide por Internet o por la central telefónica. Por lo tanto, cumplir el objetivo no depende del médico.

«La atención primaria no puede elegir si la consulta es telemática o presencial, eso es una orden que da la Consellería de Sanidade y los médicos la están cumpliendo», dice el presidente del Consello Galego de Colegios Médicos. Por lo tanto, no se puede penalizar al profesional por cumplir las órdenes de la consellería. Isidro Lago opina que no se ha reconocido suficientemente la labor de los médicos de atención primaria. Los colegios médicos gallegos llevan meses pidiendo a la Consellería de Sanidade que evitase «la generación de injustas y desinformadas corrientes de opinión que cuestionen el generalizado buen hacer del primer y esencial nivel de nuestro sistema sanitario público», como defendían ya en febrero. Y no solo eso, sino que llevan meses pidiendo a la Xunta que avance en cambios en la atención primaria y ofreciéndose a colaborar.

La Consellería de Sanidade asegura que siempre ha defendido el trabajo de los centros de salud «durante la pandemia y también ahora», explica una portavoz. Pero añade que «toca ir recuperando la presencialidad, apostando también por la consulta telefónica si es pertinente, si el personal lo considera adecuado», y apela a la profesionalidad de los trabajadores para «poder cumplir los objetivos marcados en las líneas estratégicas para este año».

En los colegios médicos concuerdan: es momento de tener más consultas presenciales, puesto que todos los profesionales han sido vacunados. Pero consideran que si el plan va vinculado al salario demoniza a los profesionales ante la ciudadanía, porque traslada la sensación de que hasta ahora no veían pacientes por propia voluntad.

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, aseguró ayer que su Gobierno está concretando cómo se incrementarán las consultas presenciales en los centros de salud para que los médicos puedan cumplir los objetivos ya que les ha impuesto. Probablemente, dijo, «dependerá da infraestrutura física e dos medios humanos». En muchos centros de salud las salas de espera tienen pocas posibilidades de ventilación, y a los profesionales les preocupa la posible masificación. La vacunación avanzará, pero las medidas de seguridad no pueden desaparecer.

El presidente aseguró que la Dirección Xeral de Planificación e Reforma Sanitaria de la Consellería de Sanidade, creada la semana pasada, se ocupará de coordinar con las gerencias de las áreas un incremento de la presencialidad. Sin embargo, los Acordos de Xestión son una competencia de otro organismo, la Dirección Xeral de Asistencia Sanitaria, que depende del Sergas y no de la consellería y es la que ha fijado el objetivo del 60 %. 

Pero las instituciones colegiales han empezado a pedir a Sanidade que retire el punto de los Acordos de Xestión, ya que ha sido una medida, dicen, «desafortunada».