Pontón defiende ante colectivos vinculados a las residencias la gestión pública de estos centros

GALICIA

Ana Pontón, esta mañana con trabajadoras y familiares de personas usuarias de las residencias de la tercera edad
Ana Pontón, esta mañana con trabajadoras y familiares de personas usuarias de las residencias de la tercera edad XOÁN REY

El BNG llevará al Parlamento un proyecto de ley para cambiar el modelo de cuidados e impedir que la atención a los mayores sea un negocio

05 may 2021 . Actualizado a las 18:45 h.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, mantuvo este miércoles un encuentro con representantes de varios colectivos vinculados a las residencias de mayores y de discapacidad, ante quienes asumió el compromiso de luchar por un modelo de cuidados que garantice el derecho a disfrutar «dunha vellez digna», lo que, en su opinión, pasa por la gestión pública de estos centros.

La dirigente nacionalista puso de relieve que entre las lecciones que deja la pandemia de coronavirus está que no se puede mantener un modelo de gestión que permite que algunas empresas pueda hacer negocio con la atención a las personas mayores. Pontón señaló que, si después de todo lo ocurrido en el último año, el Gobierno del PP se limita a hacer un cambio «puramente cosmético», con medidas como el expediente electrónico de los usuarios, entonces «sería unha fraude, sería inmoral e sería demoledor como sociedade», esgrimió.

El BNG presentó a organizaciones que representantes a los trabajadores de las residencias o a familiares de los internos la proposición de ley de pretende llevar al Parlamento, en la que se intenta blindar la atención a los mayores a través del sistema público, que refuerza el papel de las inspecciones y que, a la vez, revisa a la baja la ratio de trabajadores/usuarios para garantizar más personal en dichos centros y una atención de calidad para los mayores. De igual modo, también insistió en demandar que la Xunta se compromete a gestionar directamente las siete nuevas residencias que promoverá la Fundación Amancio Ortega en las ciudades gallegas, para evitar que caigan en manos privadas.

Y es que Ana Pontón considera muy esclarecedor el dato de que de las 790 personas fallecidas a causa del covid en las residencias, solo cinco de ellas fuera usuarias de un centro de gestión pública. «O problema é a privatización e entender a vellez como negocio, ouse cambia iso ou o resto será propaganda pura e dura», resolvió,