La ley contra tránsfugas impedirá la moción de censura en Ponteceso

La moción fue presentada por cinco excompañeros del mandatario que habían sido cesados de sus funciones

Xosé Lois García Carballido, alcalde socialista de Ponteceso
Xosé Lois García Carballido, alcalde socialista de Ponteceso

Carballo / La Voz

La Ley Antitransfuguismo impedirá la moción de censura presentada este lunes en Ponteceseo. Nueve ediles de la corporación formalizaron ayer la moción contra el alcalde socialista Xosé Lois García Carballido. Todos estos concejales forman parte de la oposición, aunque cinco fueron compañeros del mandatario hasta que fueron cesados de sus funciones y expulsados del ejecutivo local.

La moción de censura fue presentada por Raquel Fondo Pérez (no adscrita, ex del PSOE), Miguel Ángel González Gómez (no adscrito, ex del PSOE), Faustino Santiago Lema (no adscrito, ex del PSOE), Ana Pérez Imia (no adscrita, ex del PSOE), Salvador Eiroa Ameijenda (no adscrito, ex del PSOE), Jesús Daniel García Cotelo (PP), Marta María Carrillo Aguiar (PP), José Manuel Pose Verdes (Agrupación Pondaliana Independiente) y Marco Antonio Varela Vidal (Agrupación Pondaliana Independiente).

En el documento firmado ante la secretaria municipal aparece como candidata a la alcaldía Raquel Fondo. Sin embargo, la funcionaria dictó una diligencia horas después en la que dice que la moción no cumple los requisitos fijados en la Ley Antitransfuguismo. Los nueve firmantes ya anunciaron que recurrirán el documento ante el Contencioso-Administrativo.

La política en Ponteceso lleva desde hace cuatro años sumida en altibajos. Entre mayo del 2015 y mediados del 2019 el alcalde, que gobernó en coalición con el BNG y APIN, tuvo sus más y sus menos con sus socios y, además, padeció las rencillas internas en el propio PSOE. Sin embargo, en mayo del 2019, los vecinos de Ponteceso le otorgaron un apoyo masivo, al concederle 8 de las 13 actas en disputa. Parecía que Xosé Lois García Carballido tendría un mandato tranquilo.

Petición de dimisión

Nada más lejos de la realidad. A los pocos meses de arrancar el mandato se produjeron los primeros roces en el seno del ejecutivo local, que quedaron confirmados en octubre del pasado año cuando seis concejales del PSOE firmaron un escrito pidiendo al alcalde que dimitiera. Gacía Carballido se negó en redondo.

Al contrario. Primero les retiró los vehículos oficiales y posteriormente decretó la expulsión de cinco de ellos. Raquel Fondo, Miguel Ángel González, Faustino Santiago, Ana Pérez y Salvador Eiroa pasaron al grupo de los no adscritos y con el apoyo de APIN (dos actas) y PP (tres representantes) empezaron a tumbar todas y cada una de las propuestas del ejecutivo local. Algunas de ellas muy importantes, como el pago de facturas a proveedores (en hasta tres ocasiones), el Plan de Obras e Servizos de la Diputación de A Coruña (en otras cuatro), reducción del sueldo en un 5 % para el alcalde, quien finalmente renunció a los 47.579 euros brutos anuales que tenía de nómina, eliminación de los salarios para las dos únicas edilas que lo apoyan... Y, entremedias, unos polémicos vídeos en los que tres ex concejales socialistas, Faustino Santiago, Ana Pérez y Salva Eiroa, reclaman al alcalde entre 350 y 600 euros al mes a cambio de garantizarle la estabilidad en lo que resta de mandato.

Posteriormente salieron a la luz otros audios y grabaciones que los ediles no adscritos vinculan al alcalde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La ley contra tránsfugas impedirá la moción de censura en Ponteceso