Los ladrones apagan el pionero semáforo para vacas de Ferrol

Medio centenar de reses cruzan a diario una vía rural que las conduce a la zona de pastos; ahora lo hacen con la Policía Local


ferrol / la voz

En el país del millón de vacas hay, al menos, 52 de lo más civilizadas. Viven en Ferrol, y dentro de su jornada laboral cruzan dos veces al día la carretera que separa la zona de pasto de la explotación, a la que acuden para comer y ser ordeñadas. Cual pacientes peatonas, aguardan mansamente a que se abra la cancilla. Y a que se accione el semáforo. Parte de su rutina está regulada por la luz que se enciende y detiene a los coches cuando llega la hora del cambio de campo. Primero parpadea en ámbar un rato. Y finalmente, se pone en rojo. Y allá van, una detrás de otra, Pirata, Bianca, Garbosa, Negrita y todas sus compañeras. Apenas les lleva un minuto. Suficiente para que a ambos lados se forme una hilera de vehículos a la espera, divididos entre la sorpresa ante el inesperado Abbey Road de las reses y la contrariedad por el retraso en su ruta.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Los ladrones apagan el pionero semáforo para vacas de Ferrol