María Emilia Casas: «Monforte me da paz interior»

GALICIA

SANDRA ALONSO

La ex presidenta del Constitucional lamenta que la pandemia la haya impedido viajar a su ciudad de origen

27 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

María Emilia Casas (León, 1950), es una señora muy seria y muy responsable bajo cuyo discurso late siempre una sólida base de humanidad. Monforte, la ciudad de la que es originaria su familia, es su debilidad.

-Su abuelo y usted tienen una calle en Monforte.

-La vida te da buenas y malas sorpresas. Y yo estoy muy orgullosa de esta. Estoy muy agradecida al concello. La verdad es que Monforte es un descanso para el ánimo; a mí me da paz interior. Me siento bien tratada por los míos, siempre y con un respeto cercano. Creo que es propio del carácter gallego: el respeto convivencial y ciudadano. Tengo esa sensación porque Madrid, donde vivo desde hace años, es una ciudad muy intensa en todos los sentidos.

-¿Viene mucho por Monforte?

-Sí, sí. Siempre que es posible. Con la pandemia menos, porque no se puede. Y me ha supuesto un sacrificio no venir en Navidad o en Semana Santa. Pero hay que seguir las recomendaciones sanitarias aunque me sienta triste de no haber ido desde septiembre.

-En los últimos años ha entrado con fuerza en las guías turísticas.

-Afortunadamente, porque tiene mucho patrimonio; material e inmaterial. Hay pocos lugares con esa riqueza.

-¿A qué se dedica ahora?

-A lo que siempre me he dedicado. Soy catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, así que sigo en la docencia y a la investigación.

-¿No se jubila?

-Me toca pronto, pero por el momento hago un trabajo que me apasiona y que he hecho toda la vida. He tenido mucha suerte de haber podido probar otras experiencias profesionales; fue un regalo de la vida llegar al Tribunal Constitucional y eso me ha permitido regresar a la docencia de una manera distinta.

-Se habla mucho de cambiar o derogar la reforma laboral. ¿Hay que hacerlo?

-Hay que hacer una reforma muy importante del Estatuto de los Trabajadores porque es una norma refundida en el 2015 y desde entonces han ocurrido muchas cosas, entre ellas la reforma tecnológica. Hemos de caminar hacia un estatuto del siglo XXI. Es una norma desfasada.

-De vez en cuando vemos esas fotos de las más altas instancias judiciales... llenas de varones. Eso no cambia.