El ADIF lanza su plan para aprovechar la red de fibra óptica del AVE y dar cobertura 5G a zonas rurales

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Viaducto de O Eixo, en el AVE Santiago-Ourense. Tiene 1.224 metros de longitud y cuenta con 25 pilares
Viaducto de O Eixo, en el AVE Santiago-Ourense. Tiene 1.224 metros de longitud y cuenta con 25 pilares XOÁN A. SOLER

El administrador ferroviario pretende dar servicio a áreas del interior de Galicia con mala conexión a Internet

27 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El ADIF quiere sacar partido a su amplia red de fibra óptica de alta capacidad que se ha desplegado a lo largo de la red convencional y, sobre todo, de la de alta velocidad, con el objeto de que la capacidad que dejan libre las actividades ferroviarias pueda ser utilizada por los operadores de telecomunicaciones para dar cobertura 5G a zonas rurales como las que cruzará el AVE en el interior de Galicia. Para ello, ha lanzado un concurso público con el que pretenden buscar ideas para explotar los 16.000 kilómetros de red de fibra óptica que se han desplegado en los últimos años, con el objetivo de ver las oportunidades de negocio -el ADIF sostiene una abultadísima deuda de unos 15.000 millones de euros- y poner la red «a disposición de la sociedad», especialmente en los amplios territorios de la España vacía, donde no hay una buena cobertura de banda ancha y donde los operadores tradicionales no suelen invertir precisamente porque la rentabilidad es muy baja en escenarios con baja población.

En este contexto, el contrato que acaba de sacar a licitación el administrador ferroviario prevé un estudio de posicionamiento del ADIF en el sector -de hecho está considerado ya un operador de telecomunicaciones-, dando especial relevancia a las demanda no atendida o a los potenciales nuevos mercados, así como intentar diferenciarse de los competidores. Esta opción abriría nuevas oportunidades de ingresos para el ADIF, que hasta ahora solo contaba con el canon que le pagaba Renfe por utilizar la infraestructura. Su entrada en el mundo de las telecomunicaciones y la liberalización de tres trazados de alta velocidad con la entrada de operadoras extranjeras le aportará nuevos ingresos. En una entrevista reciente en La Voz, la presidenta del ADIF, la gallega Isabel Pardo de Vera, no descartó que el propio administrador se erija en operador de la red de fibra óptica propia, combinando esta actividad con la gestión y construcción de líneas ferroviarias.

España vacía

El objetivo principal del estudio, no obstante, es «mejorar el servicio y la experiencia de los usuarios en las líneas de alta velocidad, promoviendo toda la tecnología que esté actualmente al alcance e incluyendo nuevos retos como supone la posible cooperación con las redes de telecomunicaciones para fomentar las comunicaciones y la digitalización de la España vaciada», se explica en los pliegos de contratación.

Parte de la red de fibra óptica del ADIF fue cedida a Red Eléctrica Española en el 2014 mediante una licitación pública y es gestionada por su filial Reintel, que ofrece servicios de conexión a distintos operadores gracias a la gran capilaridad de la red ferroviaria de fibra óptica.

Recientemente, el PSdeG logró que se aprobara una proposición no de ley en el Parlamento gallego para que la Xunta colaborara con el ADIF en la extensión de la cobertura 5G en áreas rurales de Galicia.

Viaducto del Ulla, en la línea de alta velocidad Ourense-Santiago

El AVE también puede aportar Internet de alta velocidad a áreas rurales gallegas

pablo gonzález

La finalización del último tramo en la línea de alta velocidad a Galicia abrirá nuevas expectativas, no solo para las ciudades -principales beneficiarias del nuevo ferrocarril-, sino para el amplio territorio rural del interior que cruza sus vías y que en muchos casos no puede acceder al AVE directamente, pues las paradas de este medio de transporte están muy tasadas. El beneficio indirecto dependerá de otra red que circula en paralelo a la doble vía, bajo tierra: la red de fibra óptica de altísima capacidad que se instala en todas las líneas de alta velocidad y que es fundamental para el funcionamiento de las instalaciones de seguridad y señalización.

Seguir leyendo