El AVE a Galicia entra en las pruebas más complejas al comprobar la fiabilidad del ERTMS, que permitirá velocidades de 300 por hora

Los primeros ensayos entre Pedralba (Zamora) y Taboadela (Ourense) se realizaron con trenes comerciales Alvia

Un tren Alvia
Un tren Alvia

Redacción / La Voz

El ADIF ha iniciado la primera fase de las pruebas del sistema de control de tráfico y protección del tren ERTMS nivel 2 en el tramo Pedralba de la Pradería (Zamora)-Taboadela (Ourense), parte del tramo de 119 kilómetros que queda por poner en servicio en la línea de alta velocidad Madrid-Galicia. Los ensayos no se realizaron con trenes auscultadores, sino con convoyes comerciales de la serie 730 (los Alvia híbridos que unen las ciudades gallegas con Madrid). El ERTMS nivel 2 instalado en el tramo Pedralba-Ourense es un sistema interoperable de supervisión permanente del tren, es decir, controla en todo momento la marcha y frena al convoy cuando hay un exceso de velocidad. Una vez esté en servicio, el sistema posibilitará velocidades de hasta 300 km/h, a la vez que aumentará la capacidad, fiabilidad y disponibilidad de las instalaciones, permitiendo una explotación más eficiente del tramo con más frecuencias y trenes en circulación. Las pruebas del ERTMS son las más complejas y suelen ser las que pueden complicar la puesta en servicio, pues toda la seguridad de la línea descansa sobre este sistema interoperable europeo.

La primera fase de las pruebas se inició el  lunes y se desarrollará durante las próximas semanas en un tramo de aproximadamente 104 kilómetros desde Pedralba (Zamora) hasta el cambiador de ancho de Taboadela (Ourense). Previamente a las pruebas con trenes en vía se ha elaborado la ingeniería del ERTMS, que se ha probado en laboratorio, y se han realizado a su vez todas las ingenierías, pruebas de concordancia correspondientes a los enclavamientos electrónicos. 

Una vez superadas las pruebas de ERTMS nivel 2 darán comienzo los recorridos de fiabilidad, con recorridos a distintas velocidades hasta llegar a la máxima. «El desarrollo de la fase de pruebas de este último tramo del acceso de alta velocidad a Galicia (Pedralba-Ourense) avanza a buen ritmo y está plenamente alineado con el objetivo de tener todas las pruebas realizadas para su puesta en servicio a lo largo del segundo semestre de 2021», explicó el ADIF en un comunicado.

 Ya se han realizado pruebas de carga dinámicas en estructuras, auscultación ultrasónica y amolado de carriles, auscultaciones geométricas y dinámicas de vía y catenaria, así como pruebas de concordancia de las instalaciones de seguridad. También han finalizado las verificaciones de aislamiento de la catenaria entre Pedralba de la Pradería y Ourense, y en la actualidad se están comprobando los centros de autotransformación, las telecomunicaciones fijas y móviles, y los equipos de protección civil de los túneles. 

Así es el interior del Avril, el AVE prémium que espera Galicia

pablo gonzález
Interior del Avril
Interior del Avril

El tren imita la configuración interna de los aviones, aumentando así su capacidad

Tras algunas aproximaciones iniciales, Talgo ya tiene definido cómo será el diseño interior de los trenes de muy alta velocidad Avril, cuya versión en ancho variable será crucial para que los gallegos puedan tener los tiempos de viaje comprometidos. Aunque si finalmente se destinan a Galicia estarían en funcionamiento bastante después de la puesta en servicio de la línea, prevista para este otoño. En cualquier caso, el tren Avril -capaz de alcanzar los 360 por hora, aunque de momento estará limitado a 300 y su límite comercial se situaría en 330- revoluciona en muchos aspectos la movilidad ferroviaria, pues es más ligero y eficiente en el consumo de energía eléctrica que sus predecesores.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El AVE a Galicia entra en las pruebas más complejas al comprobar la fiabilidad del ERTMS, que permitirá velocidades de 300 por hora