A unos meses de la llegada del AVE aún se desconoce cómo se operará la línea y con qué trenes

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

El tren de muy alta velocidad Avril, en la línea Madrid-Valladolid
El tren de muy alta velocidad Avril, en la línea Madrid-Valladolid

El Gobierno gallego pedirá que Ábalos aclare en la reunión de mañana qué material rodante se destinará a Galicia

08 abr 2021 . Actualizado a las 19:28 h.

Tanto el Ministerio de Transportes como la Xunta preparan ya el segundo round de la reunión bilateral de mañana, en la que deben aclararse muchos de los asuntos pendientes en materia de infraestructuras y movilidad que no se trataron en la primera. La propia conselleira Ethel Vázquez aseguró en una entrevista reciente que el Gobierno gallego desea saber cómo será la operación de trenes en la nueva línea de alta velocidad Madrid-Galicia, aparcando cualquier tipo de polémica sobre los plazos ante la puesta en servicio en otoño del último tramo de 119 kilómetros entre Pedralba (Zamora) y Ourense. «Tan importante es la infraestructura como el material rodante», aseguró Vázquez, que quiere que Renfe despeje las dudas sobre el parque móvil que se destinará a Galicia ante el retraso en la entrega de los trenes Avril de ancho variable. Es más que probable que el presidente de Renfe, Isaías Táboas, tampoco asista a este segundo encuentro, aunque tanto el ministro José Luis Ábalos como los altos cargos que repetirán cita podrían dar información de primera mano al respecto.

Estos trenes serían una buena opción para la configuración única de la red interna ferroviaria gallega que, a diferencia del resto de los territorios donde ya ha llegado la alta velocidad, el ancho internacional se termina por el momento en Ourense, se continúa en ancho ibérico hasta Santiago (así lo decidió el equipo de José Blanco cuando estuvo al frente de Fomento) y el tráfico se distribuye al resto de las ciudades a través del eje atlántico, que se decidió dejar en ancho ibérico para no estrangular a los puertos.

Ante esta situación hay varias posibilidades. El experto en ferrocarriles Luis Baamonde defiende «cambiar el ancho al menos hasta Santiago en una primera fase aprovechando las traviesas polivalentes» para que los trenes puedan llegar a la capital de Galicia. Esta opción fue descartada recientemente por la presidenta del ADIF, Isabel Pardo de Vera, pues inutilizaría el baipás que se construyó en Compostela para que los trenes del sur circulen directamente sin parar en la estación.