¿Quién está detrás de Ribera Salud, el grupo que se expande en la sanidad privada gallega?

Centene Corporation, la futura dueña del Cardona, está en Misuri y es una aseguradora que factura más de 100.000 millones


Los futuros dueños del Hospital Juan Cardona hay que buscarlos en Misuri, donde se emplaza el cuartel general de Centene Corporation. Se trata de una aseguradora de un tamaño descomunal, que este año prevé facturar alrededor de 117.000 millones de euros, que es unas diez veces el presupuesto total de la Xunta de Galicia. Una de sus pequeñas propiedades es el Grupo Ribera Salud, que en España, a falta de datos del 2020, ocupa la cuarta posición en la sanidad privada con sus 440 millones de euros de facturación. El sistema sanitario estadounidense se parece poco a lo que es tradicional en los estados del bienestar europeos. Al otro lado del Atlántico, las empresas pagan el aseguramiento de sus empleados, por eso todo el mundo tiene un serguro. Muchas compañías se dedican a ese negocio, entre ellas Centene. Pero además, esta es la principal proveedora del medicaid, el programa para gente de bajos recursos, financiado por el Gobierno federal y los estados. También tiene asegurados en el programa medicare, para mayores de 65, y en el popularmente conocido como Obamacare, para gente sin apenas recursos.

Centene se adentró en Europa en el 2014 comprando la mitad de la propiedad de Ribera Salud y abriendo una delegación en el Reino Unido. Ahora ya tiene el 90 % de Ribera, mientras que el otro 10 % lo conserva el Banco Sabadell. Ribera es la filial europea. Hasta el año pasado su consejero delegado era Alberto de Rosa, muy conocido en el sector sanitario; pero De Rosa ascendió a director del grupo para Europa y a los mandos de Ribera quedó Elisa Tarazona, hasta entonces segunda de la compañía.

Ribera Salud vive un momento de transformación. Este grupo nació en la Comunidad Valenciana. En los 90, se puso en marcha el hospital de Alcira. Era un modelo nunca visto en España, en el que se privatizó toda un área de salud (hospital y atención primaria). Después se expandió. La concesión fue rescatada por la Generalitat de Eduardo Zaplana, se volvió a sacar a concurso y la ganaron los mismos. El primer gerente de aquel hospital era Alberto de Rosa.

Alcira era el buque insignia de Ribera hasta que la llegada del gobierno del PSOE y Compromís. La consejera de Sanidad de ese gobierno, Carmen Montón (después breve ministra socialista), hizo bandera de la reversión de la concesión para la sanidad pública. Pero nunca se produjo un rescate. En realidad, no se prorrogó un contrato y, por tanto, revirtió. Sin Alcira y con la declarada intención del gobierno de Ximo Puig de ir revirtiendo las concesiones cuando caduquen, el grupo sanitario ha buscado su supervivencia en otras latitudes. Así llegó a Galicia en el 2019 y compró Povisa, un hospital que había tanteado años antes, cuando Pilar Farjas era conselleira y el Gobierno de Feijoo se hartó de las peleas constantes con los propietarios de Povisa, la familia Silveira.

En este momento, Ribera mantiene en la comunidad valenciana la gestión de los departamentos de Torrevieja, Denia y Vinalopó. En Madrid gestiona el hospital público de Torrejón. En el último año adquirió también los hospitales de Santa Justa y Almendralejo, en Badajoz, ambos pequeños. Povisa, en Vigo, es su hospital más grande. A este primer hospital en Galicia añadió después Polusa, en Lugo, y está a punto de hacerse ahora con el Juan Cardona de Ferrol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Quién está detrás de Ribera Salud, el grupo que se expande en la sanidad privada gallega?