Los tres rectorados gallegos salen bien parados en el informe sobre los criterios que debe cumplir una universidad

Los centros adscritos lastran los resultados globales de la comunidad

Clase en el campus de Ourense (UVigo)
Clase en el campus de Ourense (UVigo)

Redacción / La Voz

Galicia sale bastante bien parada del informe que el Observatorio del Sistema Universitario hace de las diferentes universidades españolas para saber si cumplen con los requisitos de autorización que exige el ministerio. Asturias es la única comunidad que aprueba, porque el resto (las que tienen una universidad y las que tienen más) no pasan este filtro. Las que están peor son las universidades privadas, las que les falta sobre todo investigación, mientras que las públicas tienen demasiada temporalidad de los profesores.

El varapalo del informe es tan general, que la CRUE (donde están los 51 rectorados públicos del país y gran parte de los privados) ha salido al paso explicando que comparte la filosofía del decreto, pero recuerda que hay un plazo de cinco años para cumplir los requisitos. Y destaca que la temporalidad «se aprecian ahora y en toda su crudeza las graves consecuencias que supusieron las políticas de recortes impuestas en la pasada crisis económica. Medidas que aún no se han revertido en su totalidad». Las restrictivas tasas de reposición de las plantillas —si un profesor estaba de baja no se podía contratar un sustituto, como tampoco se sustituía a un doctor que se jubilase— son «uno de los principales motivos por los que ahora hay universidades públicas que no cumplirían ese requisito relativo a la plantilla».

Sobre la cualificación de los profesores-investigadores o de la actividad investigadora, «tanto los requisitos exigidos como los indicadores utilizados en este informe deben precisarse con más claridad, porque ni están suficientemente detallados ni responden a un criterio homogéneo y aplicable a todas las disciplinas», de ahí que «las simulaciones que CRUE hizo en su día dan como resultado un grado de cumplimiento mucho mayor de estos requisitos por una gran mayoría de las universidades españolas».

Estas puntualizaciones son importantes para enmarcar los datos finales. Esto es un resumen:

Oferta docente

Criterios. La universidad debe ofrecer como mínimo 10 títulos oficiales de grado, 6 másteres oficiales, 3 programas de doctorado; ha de cubrir 3 de las 5 ramas del conocimiento (Artes y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales y Jurídicas, e Ingeniería y Arquitectura) y el estudiantado de grado debe ser por lo menos el 50% del total.

Públicas. Todas las universidades públicas cumplen los requisitos sobre la oferta docente. La media de las universidades públicas es 46 grados, 45 másteres y 14 programas de doctorado.

Privadas. Las universidades privadas lo hacen en menor número porque ofrecen pocos programas de doctorado y no tienen titulaciones en todas las ramas del conocimiento.

Galicia. La USC ofrece 47 grados, 74 másteres y 58 programas de doctorado en las cinco ramas del conocimiento, y el 81,3 % del alumnado está en un grado; la UDC tiene 45 grados, 59 másteres, 41 doctorados en las 5 ramas con un 80,7% de alumnos en grado; y UVigo cuenta con 41 grados, 63 másteres y 41 doctorados en las cinco ramas, con un 82,8 % de estudiantes de grado.

Actividad investigadora

Criterios. Dedicar al menos un 5% de presupuesto a programas propios de investigación; presentar al menos 5 propuestas de proyectos de investigación a convocatorias nacionales e internacionales; obtener la concesión de al menos 5 proyectos al cabo de 5 años; acumular al menos 6 publicaciones científicas en 3 años por cada 3 profesores equivalentes a tiempo completo (PDI-ETC); al menos el 60% del conjunto del PDI (personal docente investigador) doctor debe contar con uno o más sexenios.

Públicas. Hay 10 universidades que fallan.

Privadas. Solo cumple una universidad navarra.

Galicia. Santiago tiene 364 proyectos concedidos en 5 años; 9,8 publicaciones científicas y un 86,2% de sus PDI tiene sexenios. La UDC cuenta con 145 proyectos, 5,1 publicaciones en 3 años y un 68,5% de PDI con sexenios. UVigo, por su parte, tiene 198 proyectos, 7,7 publicaciones y un 80,3% de doctores con sexenios.

Cualificación de los docentes

Criterios. Contar al menos con 1 PDI por cada 25 estudiantes, el PDI doctor debe ser al menos el 50% en grado y máster y el 100% en doctorado; en las universidades públicas, el PDI con contrato laboral temporal no puede superar el 40% de la plantilla docente y al menos el 60% del profesorado debe ejercer sus funciones a tiempo completo.

Públicas. Solo dos universidades tienen menos profesorado del exigido, pero el criterio que casi todas incumplen es el de la temporalidad: la media es del 46% (no puede superar el 40%) y el que estén a tiempo completo.

Privadas. En general, tienen pocos doctores y demasiada temporalidad.

Galicia. La media de profesores es correcta, igual que la temporalidad y el trabajo a tiempo completo. La UDC tiene 1,86 profesores por cada 25 alumnos, el 77,8% de los PDI son doctores; solo hay un 32,4% de temporalidad y el 80,8% de los docentes lo son a tiempo completo. La USC tiene 1,75 profesores por 25 alumnos, el 87,3% son doctores, el 29,2% temporales y el 75,9% están a tiempo completo. UVigo, por su parte, presenta cifra igualmente buenas, con 1,61 profesores en la ratio, un 82,8%, un 30% de temporalidad y un 77,3% trabajando a tiempo completo.

Los centros adscritos

Criterios. El estudiantado de formación permanente (no oficial) no puede superar el doble del estudiantado que cursa estudios oficiales; y cumplir los otros parámetros como los centros oficiales (presentar anualmente al menos 5 propuestas de proyectos de investigación; deben obtener al menos 5 proyectos al cabo de 5 años, acumular 6 publicaciones científicas en 3 años por cada 3 y que el 60% de los PDI cuenten con al menos un sexenio). También deben equipararse en ratio de profesores, de doctores y en su temporalidad.

Públicas. El cumplimiento de los requisitos es muy irregular.

Privadas. Es especialmente negativa la situación de los centros adscritos de las universidades privadas

Galicia. Realmente sus índices son los que lastran la puntuación final de las universidades gallegas. Las tres suspenden en este punto. El único dato adecuado es la ratio de profesores en UVigo (1,5 por cada 25 estudiantes) pero en el resto de parámetros están todos por debajo de lo exigido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los tres rectorados gallegos salen bien parados en el informe sobre los criterios que debe cumplir una universidad