Transportes radiografía a los usuarios de la AP-9 para idear sus bonificaciones

Carlos Punzón
CARLOS PUNZÓN VIGO / LA VOZ

GALICIA

Redondela lleva desde el 2017 aguardando la promesa de que se eliminará su peaje
Redondela lleva desde el 2017 aguardando la promesa de que se eliminará su peaje XOAN CARLOS GIL

Estudia un plan para Vigo, para evitar atascos por la gratuidad de Redondela

12 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Ministerio de Transportes está radiografiando el perfil de los usuarios de la autopista AP-9 para acabar de confeccionar la fórmula que aplicará en los descuentos a los usuarios frecuentes del vial. Determinar a cuántos puede pagar parte de sus peajes con los 55 millones de euros dispuestos en los Presupuestos Generales del Estado este año centra los trabajos de campo que se están llevando a cabo una o dos veces por semana, contabilizando el número de viajes por vehículo según sus dispositivos de telepeaje, tipo de vehículos, horarios, rango de edades de conductores y tramos más utilizados, entre otros parámetros.

Las primeras conclusiones de dicho trabajo evidencian que el porcentaje de usuarios que toman la autopista de forma recurrente es bajo. Eso puede abrir las posibilidades a que las bonificaciones se extiendan a más conductores, en la línea de lo que la Xunta planteó el miércoles al Ministerio de Transportes en la reunión mantenida entre Alberto Núñez Feijoo y el ministro José Luis Ábalos: no pagar los viajes de regreso que se hagan en el día; rebajar un 25 % a mayores en el de ida a los que hagan un determinado número de viajes a la semana, y descuentos a familias numerosas y a vehículos pesados. El ministerio avanza que tiene que encontrar el respaldo jurídico para este último tipo de tráfico para no vulnerar las directivas europeas que graban con la euroviñeta las emisiones del transporte de mercancía.

Aunque el Gobierno central ha llegado a instar a la Xunta a colaborar económicamente en el pago a Audasa de los peajes que dejen de abonar los usuarios de la AP-9, como reclama el PSdeG, en la reunión entre Feijoo y Ábalos no se requirió a la Administración gallega a realizar aportación alguna, asumiendo en cambio el ministerio que el acuerdo con la concesionaria sobre las rebajas debe quedar blindado hasta el fin de la concesión en 2048, antes de que la titularidad de la autopista se transfiera a Galicia.

Fuentes conocedoras de las conversaciones iniciadas este miércoles entre las dos administraciones señalan que tampoco se trató el contencioso que la Xunta mantiene con el ministerio y Audasa sobre el pago del peaje en sombra de Rande y A Barcala, en el que ambos reclaman a las arcas gallegas más de 15 millones de euros.

La Xunta sí urgió el levantamiento del peaje de Redondela, prometido en el 2017 y que aún subsiste en medio de un tramo gratuito de mayor longitud como el Vigo-O Morrazo. Aunque Transportes mantiene que eliminará su cobro, advierte que es necesario abordar alguna solución que evite que un crecimiento de tráfico al desaparecer el peaje acabe por saturar uno de los tramos con más volumen de usuarios de toda la AP-9, como es el de Rande a Puxeiros. El tramo de Redondela se ha convertido en paso necesario para infinidad de camiones que operan entre diversas zonas del puerto de Vigo tras prohibir el Concello la utilización a dichos vehículos de las calles del barrio de Teis. El Gobierno avanza que es posible adoptar una alternativa que aligere la densidad de tráfico en una zona que requeriría de más carriles, pero en todo caso someterá ese proyecto a uno de mayor calado en el que se redefinirían las entradas y salidas de la AP-9 en Vigo y los concellos limítrofes. Una nueva conexión en Mos entre la autopista y la autovía Vigo-O Porriño también estaría entre los planes a estudiar.

Dependen también del ministerio la ejecución del plan antirruido que Audasa debe llevar a cabo en Redondela y Teis y cuyo coste ya está siendo pagado desde el 2018 por los usuarios con parte de la subida de un 1 % que las tarifas experimentarán durante 20 años paga cubrir el gasto de ampliación en Rande y Santiago.

El viaducto de Teixeiras, en la línea de alta velocidad a Galicia, que debe ponerse en servicio este año

El AVE gallego encabezó el gasto en alta velocidad en el 2020, pese a la pandemia y a estar ya en su fase final

pablo gonzález

miguel ascón

El principal volumen de inversión de ADIF Alta Velocidad durante el 2020 fue en el AVE gallego, pese a los parones de la pandemia y a que esta obra está ya en fase de pruebas, en su recta final para ser inaugurada este año. Así, en el trazado Olmedo-Lubián-Ourense se han ejecutado partidas presupuestarias por valor de 277,8 millones de euros, «fundamentalmente tanto en obras de plataforma y de implantación de vía, como de electrificación y señalización, lo que ha permitido la puesta en servicio del tramo Zamora-Pedralba en octubre del año pasado», explica el administrador ferroviario en un comunicado.

Seguir leyendo