Un libro esperanzador, otro con errores y una senda ansiada

CRISTÓBAL RAMÍREZ

GALICIA

Una peregrina, ese verano en el tramo del Camino de Santiago que pasa por la aldea de O Cebreiro
Una peregrina, ese verano en el tramo del Camino de Santiago que pasa por la aldea de O Cebreiro OSCAR CELA

03 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En momentos en los que parece que todo vale en los Caminos de Santiago y cuantos más récords se batan, mejor, el libro de Aída Herreros Andar es vivir, diario de una peregrina a Santiago a pie que está a punto de llegar a las librerías es un alivio. No porque la autora defienda el ir a paso de caracol, como ella misma dice, sino porque por una determinada dolencia no puede ir a más velocidad. Así que hizo el Camino del Norte desde su Cantabria natal hasta Compostela en ocho años, aprovechando tiempos libres.

Pero por encima de la anécdota, el libro pone un punto de sensatez en vísperas de la apertura real de las rutas jacobeas, que será, sin duda, en Semana Santa. El que Aída Herreros haya andado a un kilómetro por hora permite pensar que hay otra manera de ver el Camino. De disfrutar de él. Y desde luego esa es buena noticia para los comercios locales: quien sale corriendo a las cinco de la mañana con una linterna en la cabeza no hace mucho gasto.

Leiro, en Ourense

Otro libro más: bajo el título Un camino de futuro, Eixo Atlántico ha sacado una guía sobre los Caminos de Santiago que sorprende. Y sorprende por sus errores manifiestos. Por ejemplo, una etapa la titula Hospital de Bruma (donde dice que se encuentran los ramales de A Coruña y Ferrol del Camino Inglés, cosa inexacta)?Carballo?Sigüeiro. Bala de grueso calibre, porque asegura que desde Ordes (por donde no pasa la ruta jacobea) «podríamos realizar una parada (…) y desviarnos hasta Carballo» (media hora en coche como mínimo, y los peregrinos van a pie), y luego ir a ver la playa de Razo. Entre otras cosas, dice que ese mismo Camino Inglés pasa por el concello de Leiro, que se encuentra en la provincia de Ourense. Sobran comentarios.

Senda ejemplar

La construcción -que avanza a muy buen ritmo- de una senda para peregrinos a la entrada de Sigüeiro (Camino Inglés) es la muestra de que cuando hay voluntad y dinero se puede mejorar la ruta jacobea. La que sea y donde sea. Y con criterio. Porque un Camino de Santiago es ante todo eso, un camino, una vía estrecha, no con un ancho que permita el paso de dos coches. Esta senda, sencilla, sin ornamentaciones espurias que castran el sentido de esas vías milenarias que recorren Galicia, puede ser un ejemplo para otros tramos incómodos. Porque por si alguien no se ha dado cuenta, no hay peregrinos. Y los necesitamos. También en el Camino Portugués, donde quieren colocar una línea de alta tensión cerca de la aldea de Angueira.