Recuperar las clases prácticas, gran reto ante la vuelta al aula universitaria

Mañana, la mayoría de facultades retoman la docencia mixta del primer trimestre

Supervisión esta semana de las aulas de la Facultade de Economía e Empresa de la UDC, con los asientos rotulados para permitir su uso seguro en tres turnos de docencia diarios
Supervisión esta semana de las aulas de la Facultade de Economía e Empresa de la UDC, con los asientos rotulados para permitir su uso seguro en tres turnos de docencia diarios

redacción / la voz

Las aulas de las facultades gallegas reabrirán mañana sus puertas para acoger las primeras clases presenciales de este segundo cuatrimestre. Tras el parón para los exámenes del primer cuatrimestre, la situación epidemiológica retrasó hasta el 8 de febrero el inicio de la segunda mitad del curso, y transformó las tres primeras semanas lectivas en un remedo de lo que se vivió el curso pasado, con la docencia exclusivamente virtual, aunque esta vez con preparación y protocolos mejor ajustados que entonces.

Ahora, con los datos sanitarios mejorando, y el beneplácito de la Xunta y las autoridades sanitarias, este 1 de marzo regresa la docencia presencial, aunque los más de 60.000 alumnos de las tres universidades gallegas no volverán a la vez a las aulas. Las facultades retomarán el modelo con el que trabajaron en el primer cuatrimestre, y no son mayoría las que este curso han podido optar por la presencialidad total. En general, en las titulaciones que se imparten en Galicia, se ha venido trabajando con un modelo mixto, que combina en mayor o menor medida las clases virtuales con las que se dan en el aula, abogando por garantizar que se puedan dar in situ los contenidos más prácticos, y en muchos casos dando preferencia a los alumnos de primer curso a la hora de ocupar las aulas. Así se hace, por ejemplo, en las titulaciones de Ciencias de la Comunicación de la USC, donde todos los estudiantes de primero volverán este lunes a la facultad.

En el caso de la Universidade de Vigo, de los 62 grados que se imparten, solo 17 han optado por una presencialidad total, que retomarán a partir de mañana. El resto, volverán a la combinación de ambas modalidades que venían practicando, utilizando herramientas como las aulas espejo del campus virtual. «Volveremos a las dinámicas que funcionaron en el primer cuatrimestre. Aquí las clases prácticas son 100 % presenciales y las teóricas, al 50 %, manteniendo siempre las mismas burbujas para los grupos prácticos», ejemplifica desde la facultad de Fisioterapia de Pontevedra su decana, Eva Lantarón.

En la USC también se volverá al escenario mixto con el que acabó el primer cuatrimestre, en el que se ha intentado aprovechar la máxima presencialidad posible en función de las características de cada titulación (programa de estudios, número de alumnos, instalaciones...). Solo en algunos casos, como por ejemplo en el de Filosofía, se han podido permitir que todos los alumnos acudan a clase, y así lo harán a partir de mañana. En otros, se utilizan turnos rotatorios, con algunos estudiantes en el aula y otros siguiendo las lecciones de manera telemática. La máxima prioridad a la presencialidad, recordaba el rector santiagués, Antonio López, se da en las tareas prácticas, permitiendo más peso virtual en la docencia más expositiva.

En la Universidade da Coruña tampoco se han previsto cambios respecto al funcionamiento de la primera mitad del curso. Cada facultad volverá al sistema que aplicaba antes de los exámenes, con prácticamente todas las titulaciones combinando en mayor o menor medida docencia presencial y virtual. En la Facultade de Economía y Empresas, la que ha hecho una mayor apuesta por la presencialidad de todo el campus coruñés, alcanzando alrededor de un 80%, todo está listo para volver al uso intensivo de las aulas del primer trimestre, con tres turnos de docencia y los puestos de estudio de las aulas rotulados en tres colores, de manera que ningún alumno se siente donde lo ha hecho otro en la misma jornada. También se retomarán los horarios de entrada diferenciados para las distintas titulaciones y las clases seguirán acortadas a hora y cuarto.

El rector coruñés sí apuntó que en algunos casos se han hecho reajustes para reubicar los contenidos en los que la presencia era más importante, como ciertas clases prácticas, para impartirlos ahora que se permite la vuelta a las aulas.

«Estas semanas sin clase presencial han sido más problemáticas de lo que se piensa»

En general, las titulaciones con mayor peso práctico y de laboratorio son las que más han acusado las tres semanas de docencia virtual. «Ha sido más problemático de lo que se pueda pensar, porque tenemos muchas asignaturas totalmente experimentales, de laboratorio», señala desde la Facultade de Ciencias de la UDC su decano, Moisés Canle. Cuando se cancelaron las clases presenciales, en este centro barajaron la posibilidad de retrasar el comienzo de los grupos prácticos, pero concluyeron que no era posible. «Tenemos los laboratorios a tope, en muchas asignaturas era imposible empujar hacia delante las fechas porque nos saldríamos del calendario académico. Además, el problema empeoraría si se alargaba la docencia virtual». Así que buscaron alternativas. «Los grupos a los que les tocaban prácticas estas semanas pasadas trabajaron mediante vídeo, simulaciones... Los que las tengan a partir de ahora, irán al laboratorio», explican.

Una semana más de curso

En el grado de Fisioterapia de la UVigo optaron por reajustar fechas. «Estas semanas virtuales dimos más horas de teoría, y la junta de facultad ya ha pedido al consejo de gobierno de la universidad autorización para alargar las clases una semana, aunque mantendremos la fecha de cierre de actas», explica la decana Eva Lantarón.

Otras carreras, como Historia del Arte, de la USC, optarán por horas extra de prácticas. Medicina, Óptica o Enfermería son otras de las que tendrá que recuperar las prácticas de febrero.

Desinfección de un aula de la facultad de económicas de Santiago este jueves
Desinfección de un aula de la facultad de económicas de Santiago este jueves

Puesta a punto de los protocolos sanitarios y PCR al personal de la Universidade de Vigo

Desde las tres universidades de Galicia esperan que el segundo cuatrimestre se desarrolle igual que el primero en cuanto a lo que consideran una baja incidencia del covid entre su comunidad. Por ello, se mantendrán los protocolos sanitarios con los que, aseguran, se ha logrado que el porcentaje de casos en las facultades esté por debajo del de la sociedad gallega en general.

En los últimos días se han revisado la cartelería, los itinerarios de entrada y salida, la dotación de geles hidroalcohólicos y la limpieza de las instalaciones en todos los centros. «Las aulas se nebulizan para su desinfección, y además ahora contamos con medidores de CO2», explica el decano de la facultad de Empresa de la UDC, Manuel Gómez.

Además, en la UVigo se ha optado por repetir las pruebas de detección de covid-19 a su personal que realizó a principios de curso, a través de un cribado de pooling PCR por saliva. La toma de muestras entre PAS y PDI se inició esta semana y continuará la que viene.

Alumnos del campus de Ourense participando en el cribado que arrancó el sábado en el pabellón polideportivo universitario
Alumnos del campus de Ourense participando en el cribado que arrancó el sábado en el pabellón polideportivo universitario

Arrancan los cribados del alumnado: Ningún positivo en el primer día de Ourense

El pabellón deportivo del campus de Ourense acogió ayer la primera jornada de cribado. Se presentaron 743 estudiantes, la mitad de los convocados. No hubo ningún positivo. También empezaron las pruebas en el campus de Ferrol. Son la excepción, ya que en los otros cinco campus los cribados arrancarán mañana, con el inicio de las clases.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Recuperar las clases prácticas, gran reto ante la vuelta al aula universitaria