¿Volverá la movilidad a ser lo que fue?

La Xunta y Renfe creen que hay que adaptarse a la demanda de transporte, pero ya hay estudios que avanzan que nunca se recuperará la anterior a la pandemia

Viajeros en la estación de Guixar, en Vigo
Viajeros en la estación de Guixar, en Vigo

redacción / la voz

Cuando la pandemia esté más o menos controlada, ¿volverá la demanda en el transporte público a ser lo que fue? La respuesta es compleja, pues entra en el terreno de la incertidumbre. Sin embargo, ya existe algún estudio o encuesta que puede mostrar algún rumbo, alguna tendencia sobre cómo será la movilidad después de las restricciones sanitarias. La Autoritat del Transport Metropolitá de Barcelona ha realizado en los últimos meses uno de los escasos análisis técnicos sobre este asunto. La principal conclusión del informe, que incluye encuestas a los usuarios, es que los continuos mensajes para reducir la movilidad y para promover el teletrabajo «van a influir en una pérdida a largo plazo de la demanda».

Esta tesis, que fue presentada recientemente en un debate organizado por el Ministerio de Transportes, parte de la base de que habrá hábitos que se consolidarán después de la pandemia, como el teletrabajo o la organización de reuniones sin necesidad de desplazarse, algo que ahorra mucho dinero a las empresas. Si antes se cogía un avión o un tren para ir a Madrid a un encuentro de negocios, a partir de ahora se hará por videoconferencia. De hecho, el estudio constata que la movilidad se ha reducido mucho más entre las rentas más altas.

Así, en ese sondeo hay un 35 % de encuestados que declaran una cierta intención de cambio en su medio de transporte si alguna vez se recupera la normalidad. Muchos optarían por la bicicleta, pero habrá que cribar esos resultados con el paso del tiempo.

Lo relevante es que en los entornos urbanos habría hasta un 22 % de personas que podrían consolidar el teletrabajo. «La futura implementación del teletrabajo se situará en un punto intermedio entre la situación precovid y la actual», se concluye en el estudio, de forma que si las empresas en las que no existía el teletrabajo eran más del 60 %, se calcula que en el escenario postpandemia serán solo el 33 %. También los horarios flexibles aumentarán, al tiempo que las visitas o reuniones de las empresas fuera de su territorio se reducirán cerca de un 55 %.

Esto es lo que se palpa en una gran ciudad como Barcelona. Pero. ¿qué pasará en Galicia? De momento, la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade analizará la demanda no atendida, después de permitir a las empresas de autobuses reducir sus frecuencias a partir de las seis de la tarde tras las últimas restricciones decididas por la Xunta. Por ahora, no detectan grandes necesidades de desplazamiento. Lo mismo sucede en Renfe, donde incluso constatan que cada vez hay menos estudiantes que siguen la enseñanza presencial. En algunas líneas de autobús y de tren el descenso se sitúa en el 80 %.

De cara a una eventual normalización, el departamento que dirige Ethel Vázquez cree que el uso del transporte público recuperará un cierto pulso. «Podemos dicir que nos breves períodos nos que se recuperou en gran medida a normalidade, durante o verán, se recuperaron en moitas liñas niveis de demanda elevados, sen acadar unha recuperación total», aseguran. Creen que un menor nivel de movilidad en el ámbito laboral se compensará con un mayor fomento del transporte público de cara a la descarbonización.

Descuentos para los autobuses de toda Galicia

El Consello de la Xunta aprobó el jueves el Área de Transporte de Galicia, para extender a toda la comunidad las ventajas de los autobuses de las áreas metropolitanas mediante el uso de la tarjeta oficial. Esto implica que habrá una bonificación zonal de 0,50 euros en el precio de cada viaje, precisamente para fomentar el uso de los transportes colectivos. La Xunta abona el 80 % de ese descuento y, el resto, los concellos.

¿Y si comprar una bici desgravara?

pablo gonzález
Un hombre pasea en bicicleta por la Marina, en A Coruña
Un hombre pasea en bicicleta por la Marina, en A Coruña

El Gobierno termina la fase de consulta pública para la Ley de Movilidad Sostenible, con la que se pretende revolucionar el mundo del transporte

El confinamiento trajo, entre muchas otras cosas, un ola de simpatía por la bicicleta que vació las tiendas y aún tiene a las fábricas intentando recuperar un cierto stock de cara a la primavera y el verano. El Ministerio de Transportes, que prepara una estrategia estatal para aprovechar esta corriente favorable a las bicis, acaba de finalizar la fase de consulta pública sobre el anteproyecto de Ley de Movilidad Sostenible, la normativa que cambiará la forma de moverse en España ante el proceso de descarbonización obligado por el cambio climático. Particulares, profesionales, administraciones y empresas aportaron sus ideas de cara a esta revolución de la movilidad que está a la vuelta de la esquina. Estas son algunas de las propuestas más interesantes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Volverá la movilidad a ser lo que fue?