Las dificultades para estabilizar la ladera retrasan la reapertura de la línea del Miño

El ADIF maneja ahora el día 3 de marzo para restablecer la circulación de trenes, tras una previsión que fijaba en el próximo lunes el fin de los trabajos en Frieira

Trabajos para restablecer la circulación en Frieira (Crecente), en la línea de ferrocarril del Miño
Trabajos para restablecer la circulación en Frieira (Crecente), en la línea de ferrocarril del Miño

redacción / la voz

La reapertura de la línea ferroviaria entre Vigo y Ourense, por donde circulan los trenes de larga distancia de la ciudad más poblada de Galicia, se complica. Aunque el ADIF nunca hizo públicas las previsiones para restablecer la circulación en Frieira (Crecente), que fue cortada el pasado día 9 al detectarse grietas en una ladera en paralelo al Miño, se supo por las previsiones de Renfe que la línea estaría cortada dos semanas, hasta el próximo lunes. Pero no va a ser así. La nueva previsión del ADIF es que el tráfico de trenes no podrá volver a la normalidad al menos hasta el día 3 de marzo. Las dificultades para recuperar la estabilidad en la plataforma ferroviaria poco antes de la estación de Frieira obligan a demorar los plazos.

«Debido a las complicaciones de la obra que se está ejecutando, con las dificultades de acceso y las reducidas dimensiones de la plataforma de la vía», las previsiones no van a poder cumplirse, explicó un portavoz oficial del ADIF, que también alude a la presencia «de un paso superior que impide la implantación de maquinaria de mayor envergadura, lo que se suma a las continuas jornadas con frentes de lluvias torrenciales, que están obligando a drenar continuamente la plataforma de la vía», explicó. «Todo ello dificulta enormemente los trabajos y los rendimientos de la maquinaria desplegada», aclaró la empresa pública.

Avances y retrocesos

Es decir, los trabajos para reconstruir la plataforma sobre la que se asienta la vía avanzaban y retrocedían, al albur de las lluvias y las escorrentías en un tramo del trazado que se ha demostrado inseguro tras dos cortes consecutivos -el penúltimo en diciembre- y que carece de buenas estructuras de drenaje. Los trabajos se desarrollan en un espacio muy estrecho, entre la montaña, la vía y el río, a una altura considerable. Las medidas de seguridad para los operarios es el primer objetivo, antes que estabilizar el muro de refuerzo en el que se detectaron las grietas y antes que reconstruir el muro de piedras de cantería que se construyó en diciembre, cuando un embolsamiento de agua bajo la vía dejó los raíles en el aire. Afortunadamente, ningún tren pasaba por la zona en esos dos momentos críticos.

El ADIF intenta también que las obras para estabilizar la ladera en Frieira perduren, y no se vean obligados a cortar la línea del Miño de nuevo en este punto crítico.

«El ADIF trabaja para restablecer el servicio ferroviario lo antes posible y tiene desplegados todos los medios humanos y técnicos posibles para asegurar la plataforma de la vía y restablecer el tráfico con las medidas de seguridad necesarias», aseguran en el administrador ferroviario, que indica que la nueva estimación para restablecer las conexiones ferroviarias se ha fijado para las 7.00 horas del día 3 de marzo. No obstante, la complejidad de los trabajos obliga a mantener una cierta prudencia. «La fecha de restablecimiento se irá ajustando a medida que avancen los trabajos», afirman.

Lo cierto es que se trata de uno de los cortes más largos de una infraestructura ferroviaria en Galicia, al margen de las interrupciones de circulación durante las obras de adaptación a la alta velocidad del tramo entre Taboadela y Ourense, en el recorrido del nuevo acceso ferroviario a Galicia.

Esta situación obliga a Renfe a mantener su plan alternativo de transporte, con transbordos en autobús o en tren. La Xunta se pronunció recientemente sobre el problema de seguridad en la línea del Miño, y pidió al Gobierno que, ante esta situación, se utilice la alternativa más segura para los trenes del sur de Galicia, a través del eje atlántico de alta velocidad.

La línea férrea del Miño no resiste el mal tiempo

pablo gonzález
En la imagen de la izquierda puede observarse el muro con piedras de mampostería que se construyó en Frieira para reforzar el primer socavón, el del 11 de diciembre. En la fotografía de al lado, tomada ayer, se observa que los equipos que intentan restablecer la circulación tuvieron que demoler el muro recién construido para poder acceder a la zona que hay que reparar, según informa el ADIF
En la imagen de la izquierda puede observarse el muro con piedras de mampostería que se construyó en Frieira para reforzar el primer socavón, el del 11 de diciembre. En la fotografía de al lado, tomada ayer, se observa que los equipos que intentan restablecer la circulación tuvieron que demoler el muro recién construido para poder acceder a la zona que hay que reparar, según informa el ADIF

El ADIF desconoce cuándo podrá reabrir la conexión ferroviaria entre Vigo y Ourense, que muestra su fragilidad y peligrosidad cada vez que la meteorología se complica

Los barcos de las cofradías gallegas quedan amarrados en los puertos cuando hay temporal. A nadie le extraña eso. Lo que sí es anacrónico es que una línea ferroviaria llegue a cortarse periódicamente por los efectos del mal tiempo en una comunidad como Galicia, donde los trenes de borrascas son tan habituales en estos meses. Esto es lo que le sucede a la línea del Miño, que une Ourense con Vigo vía Guillarei y que vuelve a estar cortada prácticamente en el mismo punto en el que el pasado 11 de diciembre se produjo un gran socavón que dejó la vía desguarnecida, a las puertas de la estación de Frieira, en Crecente (Pontevedra). El ADIF aún no tiene una previsión temporal para terminar las obras. En un comunicado, se limitó a asegurar que sus equipos de mantenimiento intentan solventar la incidencia para «restablecer el tráfico ferroviario a la mayor brevedad».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las dificultades para estabilizar la ladera retrasan la reapertura de la línea del Miño