Requisados más de 700 kilos de coca atribuidos a un clan de Marruecos aliado con gallegos para las descargas

La operación, declarada secreta por la Audiencia Nacional, suma al menos 13 detenidos, cerca de 700.000 euros decomisados y 21 vehículos confiscados

Incautación de cocaína en Galicia en el 2020.
Incautación de cocaína en Galicia en el 2020.

El último golpe al narcotráfico, vinculado a Galicia, se explotó este domingo con el arresto de 13 personas de nacionalidad marroquí, española, búlgara y, según parece, holandesa también. La investigación de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional y del Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional está declarada secreta y aún no se conoce al detalle su alcance. Sí se sabe que la organización internacional desmantelada, lidera presuntamente por un ciudadano de Marruecos, se asentaba en Madrid y contaba con la infraestructura necesaria en forma de pisos y coches con pequeños zulos para, presumiblemente, transportar la coca. Precisamente en tres pisos de Madrid, el domingo, se requisaron dos partidas de 120 y 300 kilos de coca y 230.000 euros en metálico, respectivamente. A mayores, recientemente, otros 200 kilos de coca que se llevaban a dos almacenes ubicados también en la capital de España cuando fueron interceptados. 

Al vínculo de esta organización con Galicia, por ahora, no se le puede poner nombre y apellidos. La investigación sigue secreta pero las referencias con Galicia, aunque genéricas, son constantes. Se habla de una organización que lo mismo está dispuesta a recibir un cargamento de hachís por las costas gallegas, que uno de cocaína. Está por ver si las diferentes partidas de polvo blanco decomisadas llegaron a Madrid pasando antes por las Rías Baixas. Pero más allá de las pretensiones, lo que resulta evidente, atendiendo a los autos de ingreso en prisión o de libertad para algunos investigados, es que las referencias de los gallegos, al valorar su profesionalidad, son inmejorables. 

La pandemia no frena al narco: 13.700 kilos de cocaína incautados en Galicia en el 2020

Javier Romero
Planeadora artesanal interceptada en verano, uno de los hitos del 2020
Planeadora artesanal interceptada en verano, uno de los hitos del 2020

Pese al confinamiento, la droga siguió moviéndose desde el noroeste de la península, con alijos cada vez más grandes y nuevas generaciones al frente de sus propias organizaciones

6.200 kilos de cocaína incautados en Galicia, o a gallegos, en el 2016. Doce meses después, la cifra se disparó hasta los 12.000, lo nunca visto al superar la barrera inédita de las diez toneladas. Los expertos, entonces, vaticinaban el inicio del mayor asedio visto en Europa. Especialmente en España, y concretamente en Galicia y Algeciras. No erraron, el 2018 fue igual de rentable: 12.000 kilos más extirpados a narcos da terra. El 2019 implicó otro ejercicio histórico: 15.000 kilos. Lo nunca visto en Galicia, otra vez.

El 2020 conllevó un nuevo ejercicio de éxito a pesar de la pandemia, 13.700 kilos más apresados. Dos macroalijos en marzo y abril, de 3.700 y 3.800 respectivamente, son la mejor prueba. El primero (con la EDOA de la Guardia Civil y UDYCO de la Policía Nacional, ambos de Pontevedra, y Servicio de Vigilancia Aduanera) implicó la caída de dos organizaciones autóctonas, con sus respectivos jefes: Antolín Fernández Pajuelo y Carlos Silla. Pajuelo sigue durmiendo en una celda de A Lama; Silla supo esfumarse a las pocas horas de oficializarse la orden de arresto. Ambos son primeros espadas patroneando veleros por el Atlántico. El segundo macroalijo (con Vigilancia Aduanera y el GRECO Galicia de la Policía Nacional) prometía mucho y generó un revuelo que aún colea. El gran protagonista, Juan Carlos Santórum, está en prisión por otra causa, y el resto de investigados en tierra, libres desde junio.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Requisados más de 700 kilos de coca atribuidos a un clan de Marruecos aliado con gallegos para las descargas