La AP-9 es la sexta autopista de España que menos tráfico pierde por el covid

GALICIA

XOAN CARLOS GIL

La utilización del vial de pago bajó el año paado un 28%, pese a que en el confinamiento llegó a contar solo 5.500 vehículos al día

15 feb 2021 . Actualizado a las 19:21 h.

El covid y las restricciones a la movilidad decretadas con los dos estados de alarma han afectado menos al tráfico de la AP-9 que al de la mayoría de las autopistas del Estado. Hasta 18 concesiones de viales de peaje han perdido más usuarios que la principal autopista gallega, según los datos recabados por el Ministerio de Transportes, que le otorga carácter provisional a los del último trimestre.

Pese a haber llegado a caer a cifras insólitas de 5.580 vehículos de media diaria en abril, al final Audasa ha perdido a menos de uno de cada tres usuarios del año anterior, que fue el séptimo mejor de su historia. Los registros del ministerio señalan que la AP-9 bajó un 28,1 %, frente al 30,8 de media del sector. Solo cuatro de las concesiones que aún quedan con peaje en la AP-7 (Barcelona-Tarragona; Montmeló; Alicante-Cartagena y desde esta ultima localidad a Vera) y la AP-71 (León-Astorga) han conservado niveles de utilización mayores que la infraestructura que gestiona Audasa.

Han sido 17.546 los vehículos que transitaron de media diaria ponderada entre todos los tramos de la AP-9 durante el año pasado, lo que la convierte, eso sí, en la cifra más baja de la autopista desde 1999, cuando aún no estaba concluida en su extremo norte en Ferrol. En total son 6.860 vehículos menos al día que en el 2019. Curiosamente, el mejor mes del año pasado en volumen de tráfico fue julio, en lugar del tradicional de agosto, con 24.736 vehículos, 3.910 menos que en el mismo mes del 2019.

Menos caída en camiones

Mejor comportamiento ha conseguido la autopista gallega en lo que se refiere al tráfico pesado, al caer un 13 %, quince puntos menos que en el global. Hasta 1.783 camiones utilizaron el vial de pago en el año del covid, una cifra similar a la del año 2000. El tráfico de mayor envergadura, que el es que paga los peajes más elevados, supuso el 10 % del total, frente al 8 % del año precedente.

La otra autopista estatal en Galicia, la AP-53 (Santiago-Dozón), perdió en el año de eclosión del coronavirus un 30,4 % de sus usuarios, estableciéndose una media diaria de 4.587 vehículos, nivel parecido al del 2005 pero 2.401 por debajo de la media del año anterior. En vehículos pesados su bajada fue de solo 56 unidades menos al día.

Tanto Audasa como Acega, concesionarias de las dos infraestructuras, han solicitado al Gobierno una compensación económica por dichas caídas de tráfico e ingresos, siendo evaluadas dichas peticiones por el Ministerio de Transportes, que sufre también directamente los efectos del confinamiento y restricciones al registrar las autopistas quebradas que gestiona a través de la empresa pública Seittsa los mayores descensos de tráfico pese a no subir sus tarifas desde el 2018 o hacerlas gratuitas por las noches. La autopista de Barajas pierde un 46 % de su tráfico y la Radial-2 otro 41 %.