La Xunta constata que la línea férrea del Miño no es segura y reclama un itinerario alternativo

Ethel Vázquez muestra su preocupación por la «precariedade» de la conexión tras el corte por la inestabilidad del trazado

trabajos para reparar el socavón en Frieira
trabajos para reparar el socavón en Frieira

redacción / la voz

La Xunta da un golpe sobre la mesa ante la dramática situación de la línea de ferrocarril entre Vigo y Ourense, que está cortada desde el martes por una nueva deficiencia estructural y puede que permanezca así hasta el día 22, después de sucesivos cortes similares, el último en diciembre. La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, aseguró ayer en rueda de prensa que la línea ferroviaria del Miño «rexistra un regueiro de incidencias alarmante e na Xunta de Galicia esta situación de precariedade a consideramos inaceptable e inadmisible». Reclama al Gobierno que ponga fin a este escenario de «inseguridade».

Fuentes oficiales de Infraestruturas fueron más allá de la constatación del peligro que supone esta línea. «A conexión ferroviaria atópase en condicións de conservación inaceptables e urxe que o Goberno de España acometa de inmediato actuacións para garantir a seguridade nesa conexión», aseguran, recordando «as constantes incidencias» en la línea «por unha conservación deficiente».

Así, cuestionan que la alternativa que propone Renfe ante el corte entre Vigo y Ourense sea el autobús, al menos mientras no se solvente el problema de inestabilidad en Frieira (Crecente). En la anterior ocasión, los trenes de Vigo con destino Madrid fueron por el eje atlántico. «E isto tendo en conta que a conexión pola A-52 está afectada polo corte do túnel da Cañiza, o que obriga a dar un rodeo de 23 quilómetros. As molestias aos usuarios son tamén inaceptables», aseguran.

Sobre la posibilidad de que los trenes del sur circulen por la línea de alta velocidad del eje atlántico, utilicen el baipás construido para que estas frecuencias no paren en Santiago, y continúen hacia Ourense por otro trazado de alta velocidad, la Xunta ve «incompresible e inaceptable que se negue aos vigueses o acceso á mellor alternativa existente para a conexión ferroviaria por Madrid e que se lles condene a realizar esa viaxe por unha liña máis lenta, obsoleta e máis insegura». El departamento que dirige Ethel Vázquez tiene claro que los vigueses «deben contar cun acceso axeitado á mellor conexión que existe para viaxar de Galicia a Madrid» y recuerdan que la línea del Miño es muy lenta e imposibilita recortar tiempos de viaje. Los usuarios, además, se ven obligados a utilizar la estación de Guixar, en lugar de la nueva terminal de Urzaiz, de donde parten los servicios de alta velocidad del eje atlántico.

Mensaje para Caballero

La Xunta no solo tiene mensajes para el ADIF o Renfe. También para el alcalde de Vigo, Abel Caballero. Creen que debe rectificar «e entender que o seu localismo está a causar un prexuízo enorme aos cidadáns que non ten ningunha xustificación». «Debe esixir a Renfe -añaden- que adopte as medidas necesarias para garantir que os vigueses poidan realizar a viaxe a Madrid nas mellores condicións». El alcalde de Vigo, en múltiples ocasiones, se mostró contrario a que los trenes del sur de Galicia circulen por la línea de alta velocidad del eje atlántico para ir a Madrid.

Los ingenieros de la Administración alertan de la inestabilidad de las laderas en la línea de ferrocarril del Miño

pablo gonzález
Imagen de los trabajos para restablecer la circulación en Frieira (Crecente)
Imagen de los trabajos para restablecer la circulación en Frieira (Crecente)

Los autores de los proyectos de mejora encargados por el ADIF constatan «la certeza de ese riesgo»

Por el momento, nadie ha dado el golpe sobre la mesa para que al menos los trenes de larga distancia no transiten por la línea Redondela-Guillarei-Ourense, pese al riesgo evidente que corren al circular por una conexión que vuelve a estar cerrada por otro problema estructural que afecta a la vía desde el martes en Frieira (Crecente). Mientras los operarios trabajan contrarreloj para restablecer las frecuencias en este tramo -los trenes que salen de Pontevedra van por Santiago y el resto de los viajeros son transportados en autobuses-, Renfe maneja la previsión de que el tráfico se restablezca el día 22 a las siete de la mañana. Es decir, la línea férrea del Miño estaría cortada dos semanas, una más que el tiempo que llevó reparar el primer socavón en la misma zona, ocurrido el 11 de diciembre. El ADIF espera poder rebajar ese plazo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La Xunta constata que la línea férrea del Miño no es segura y reclama un itinerario alternativo