Mil kilómetros de ríos con riesgo de inundación

Las lluvias caídas y las que se esperan ponen al límite los cursos fluviales. La revisión de la cartografía de las zonas inundables ha llevado a que se aumente la longitud de los cauces peligrosos

Desbordamiento del río Miño en Ponte de Outeiro, en Lugo.
Desbordamiento del río Miño en Ponte de Outeiro, en Lugo.

redacción / la voz

Las abundantes lluvias de los últimos días, y las que están por venir, han puesto al límite los sistemas de medición de los aforos de los ríos. En paralelo a esta realidad coyuntural, Augas de Galicia, la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil y la del Cantábrico han iniciado el proceso de revisión de las zonas con riesgo de inundación para el período 2021-2027, tal y como exige la normativa española y comunitaria. El resultado de este nuevo análisis ha sido el aumento de los kilómetros de cauce fluvial con riesgo de inundación, alcanzando en total 1.025 kilómetros en las dos principales cuencas. A esta cifra habría que sumar los datos de las confederaciones del Cantábrico y del Duero, con competencias en ríos de Lugo y Ourense, que contabilizan seis y tres kilómetros de riesgo, respectivamente. La cifra final, por tanto, asciende a 1.034 kilómetros, superando por tanto la barrera del millar con las últimas incorporaciones.

Así, en las cuencas que son competencia del organismo autonómico (el territorio conocido como Galicia-Costa), se han detectado 548 kilómetros de cauce con riesgo alto de inundabilidad, así como otros 160 kilómetros de áreas costeras en las que se produce un efecto combinado de fenómenos de origen fluvial y mareal. Estas zonas no se incluyen en los 1.034 kilómetros de cauce referidos anteriormente.

Imagen tomada ayer en el área recreativa Burga de Xermeade, en Pontevea (Teo)
Imagen tomada ayer en el área recreativa Burga de Xermeade, en Pontevea (Teo)

166 concellos

A estas zonas se las denomina Áreas de Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSIs) y, de acuerdo con el plan especial de Protección Civil ante el riesgo de inundaciones, están situadas en 166 concellos gallegos, de un total de 314. Es decir, más de la mitad de los municipios gallegos cuentan con una zona potencialmente peligrosa de esas características.

En la revisión que estará vigente hasta el 2027, en la cuenca Galicia-Costa se han añadido dos nuevas ARPSIs fluviales, con una longitud de 1,81 kilómetros, pero se han ampliado otras existentes en 26,8. También se han delimitado tres nuevas ARPSIs marinas que suman 36,2 kilómetros, zonas que tienen riesgo de ser anegadas por la influencia de las mareas vivas, entre otros factores. En total se han delimitado 170 áreas fluviales y 28 costeras.

En el caso de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, se pasa de 409 kilómetros de riesgo identificados en el primer ciclo, a los 477 que se proponen en el actual. Por tanto, las zonas inundables han aumentado en esta primera revisión unos 90 kilómetros en la longitud de cauces que tienen riesgo muy alto, alto, medio o bajo de inundación, los cuatro niveles en los que se jerarquizan las áreas de riesgo.

Desbordamiento del río Umia, ayer, en As Aceñas.
Desbordamiento del río Umia, ayer, en As Aceñas.

En el caso de los ríos que son competencia de la Xunta, la nueva propuesta de revisión se encuentra en consulta pública. Es habitual que administraciones y particulares propongan zonas con riesgo de inundación que creen que deben contemplarse en los mapas de Augas de Galicia o de las confederaciones hidrográficas con competencias en ríos gallegos. Hay que tener en cuenta, además, que estas delimitaciones tienen consecuencias urbanísticas y económicas. Muchas de estas alegaciones llegaron en la fase de consultas previas y el resto pueden surgir del período de información pública. Los mapas deben ser actualizados, además, porque los ríos son elementos vivos y es habitual que a lo largo del tiempo se produzcan cambios en su configuración.

Cambio climático

La evolución de estas áreas en el futuro dependerá en buena medida de las previsiones sobre el efecto del cambio climático en las cuencas fluviales europeas. Por el momento, tanto Augas de Galicia como las confederaciones hidrográficas consideran que todavía no existen estudios concluyentes al respecto. Pero parece que la tendencia en los próximos años apunta a un alargamiento de los períodos secos y a un aumento de los episodios de precipitaciones extremas. Estos dos factores explican que Augas de Galicia desarrolle su estrategias de prevención en planes para emergencias de sequía y para zonas inundables.

Señales para informar del peligro

La Consellería de Infraestruturas y el organismo Augas de Galicia preparan una serie de señales y paneles informativos para delimitar las zonas inundables e informar a habitantes y paseantes del riesgo, así como de los protocolos establecidos en caso de inundación. Es importante recordar que las avenidas fluviales pueden provocar víctimas mortales si no se actúa con prudencia. «Se trata de sensibilizar sobre los riesgos y vulnerabilidades que esa zona tiene en caso de inundación o aprender como se orienta la gestión de riesgos», explican fuentes de la consellería.

Hay dos versiones del panel para adultos: una mas sencilla con la función exclusiva de señalizar y un código QR para ampliar información; y otra más completa que incluirá un mapa de la zona en riesgo e información adaptada a cada área fluvial, pues cada una tiene sus propias características. También se ha elaborado una versión para niños, con un objetivo claramente educativo, destacando aspectos naturales y ecológicos de los ríos.

La Galicia que el mar puede inundar

pablo gonzález

El temporal Gloria avivó el debate sobre los terrenos ganados al mar o la presión urbanística en la costa. La Xunta y Costas identifican 160 kilómetros con riesgo significativo en el litoral gallego

Los graves efectos del temporal Gloria en el litoral mediterráneo han puesto sobre la mesa debates que deberían haber tenido lugar mucho antes, antes de construir paseos marítimos por buena parte del litoral, ganar terrenos al mar o dejar que la presión urbanística llegara a pie de playa, exponiendo a distintos peligros a la población que vive en estas zonas. A pesar de que la configuración del relieve de la costa gallega es muy diferente a la levantina -con más zonas de acantilados-, también es verdad que la capacidad destructiva del Atlántico es mucho mayor que la del Mediterráneo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Mil kilómetros de ríos con riesgo de inundación