El AVE llega ya a regiones como Murcia, con la mitad de población que Galicia

Más de treinta millones de españoles tienen acceso a la red de alta velocidad

El presidente Pedro Sánchez inauguró ayer el tramo que llega hasta Beniel, en la Región de Murcia. En la imagen, acompañado por el presidente valenciano, Ximo Puig, y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.
El presidente Pedro Sánchez inauguró ayer el tramo que llega hasta Beniel, en la Región de Murcia. En la imagen, acompañado por el presidente valenciano, Ximo Puig, y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

redacción / la voz

La red de alta velocidad ya no va a ser exactamente el café para todos que había diseñado el Gobierno de Aznar a finales de los noventa. Hay territorios que no son potencias demográficas, como Asturias o Cantabria, donde las prestaciones no serán las mismas que las que disfrutan, desde hace tiempo, las ciudades catalanas. Mientras Galicia espera que en el segundo semestre de este año se complete al fin el acceso ferroviario de alta velocidad, el AVE llegó ayer a comunidades como la Región de Murcia, con poco más de la mitad de población que Galicia, pues supera el millón y medio de habitantes. Con esta puesta en servicio ya son 30 millones y medio los ciudadanos que tienen acceso, más o menos directo, a la red ferroviaria de alta velocidad. Casi el 65 % del total.

La conexión con Murcia y la de Galicia no son comparables en muchos aspectos, pero el hecho de que ayer se inauguraran los 54 kilómetros entre Monforte del Cid, Elche, Orihuela y Beniel, esta última localidad ya en la región murciana, refleja los atrancos y dificultades que sufrió el AVE gallego, que no pudo ponerse en servicio en el 2018, un plazo totalmente factible de no ser por el bloqueo de 17 contratos por períodos que oscilaron entre los dos y los cuatro años.

Así, es verdad que quedan por completar los cerca de 19 kilómetros para llegar a Murcia capital, donde además se está acometiendo una ambiciosa operación de soterramiento del ferrocarril urbano. Pero la estrategia comercial permitirá a los murcianos disfrutar casi al completo de los beneficios de la alta velocidad. Este plan prevé que Orihuela (Alicante), muy cerca del límite con la Región de Murcia, se convierta en la estación termini de los servicios de alta velocidad en sentido estricto. Pero habrá trenes lanzadera gratuitos desde las principales estaciones murcianas para enlazar en Orihuela con los AVE. Serán cuatro convoyes, dos por sentido, que garantizan la accesibilidad de los murcianos a la línea alicantina. Los algo más de cinco kilómetros hasta Beniel se utilizarán para maniobras de trenes. Esta planificación ofrecerá una conexión entre Madrid y Cartagena en cuatro horas y nueve minutos, que será de poco más de tres horas entre la capital de España y Murcia. Todo un salto adelante, pese a que el Gobierno murciano aseguró ayer que no tenían «nada que celebrar» porque el Gobierno central dejó la alta velocidad «a las puertas» de la comunidad por una «decisión política». El presidente murciano, Fernando López Miras, no asistió al acto inaugural oficial, que contó con la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que aprovechó para reafirmar que la «apuesta» del Ejecutivo central por el corredor mediterráneo es «inequívoca» y que está «basada en hechos».

Prioridad para el Mediterráneo

Es evidente que la situación de Galicia es muy diferente a la de Murcia. El acceso es uno de los más complejos y caros de Europa, y las obras sufrieron tantos imprevistos como abandonos. También es verdad que Galicia disfruta desde hace años de los beneficios de la alta velocidad, bien a través de los ahorros de tiempo en las relaciones de larga distancia, bien con la apertura de las líneas interiores, especialmente el eje atlántico, que ha revolucionado la movilidad en la franja más poblada. Pero la ventaja de Murcia es estar situada en el corredor mediterráneo, en el que todas las provincias costeras desde Alicante hasta Gerona tienen acceso a la red de alta velocidad. Con Andalucía -que cuenta con Sevilla, Córdoba, Málaga, Cádiz y Granada con AVE-, este territorio está llegando a la fase final de su modernización ferroviaria. En la España cantábrica, en cambio, ninguna comunidad está conectada al ferrocarril de altas prestaciones. En el oeste, Galicia y Extremadura esperan su turno.

Las constructoras reclamaron al ADIF 464 millones por los retrasos del AVE

pablo gonzález
Las reclamaciones afectan a toda la línea gallega. En la imagen, el viaducto de O Eixo, en el tramo Santiago-Ourense
Las reclamaciones afectan a toda la línea gallega. En la imagen, el viaducto de O Eixo, en el tramo Santiago-Ourense

La cifra es la mitad de lo que costó el tramo Zamora-Pedralba, de 110 kilómetros

Al margen del goteo de demandas judiciales que el ADIF está intentando contrarrestar en los juzgados centrales de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, el total de las reclamaciones presentadas en la vía administrativa por las empresas constructoras del AVE gallego suman 464 millones de euros, según ha confirmado el propio ente ferroviario. Esta cifra incluye alguna reclamación del eje atlántico, aunque la mayor parte correspondería con el nuevo acceso ferroviario central entre Olmedo (Valladolid) y Santiago, en especial el recorrido Zamora-Ourense, el que más sufrió las demoras que sustentan estas demandas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El AVE llega ya a regiones como Murcia, con la mitad de población que Galicia