Taxistas de transporte escolar en la montaña lucense, algo más que chóferes

«Meu pai empezou isto hai corenta anos, indo recoller nenos nun Land Rover», recuerda Javier de Baralla, que defiende que realizan un servicio familiar y puerta a puerta que las grandes compañías no pueden igualar

Uno de los taxis que realiza transporte escolar en Baralla recoge a dos niñas en un pequeño núcleo del municipio
Uno de los taxis que realiza transporte escolar en Baralla recoge a dos niñas en un pequeño núcleo del municipio

Javier Roca tiene 64 años y un taxi en el que cada día van al colegio de Baralla varios niños de la zona a cuyas casas no llega el bus escolar. Un servicio que inició su padre hace cuatro décadas. «Cando foron desaparecendo as escolas unitarias e viñeron os grupos escolares, moitos pequenos estaban moi lonxe dos colexios, e para chegar ás súas casas había que ir por unhas pistas moi difíciles. Así que miraron quen tiña un Land Rover. Meu pai trouxera un de Madrid. Dixéronlle ¿ti non podías ir coller aos pequenos? E así empezou. Ata fixera el mesmo unha banqueta de madeira para que os nenos puideran ir sentados onde a roda de reposto», explica.

Hoy son tres los autónomos del taxi que se dedican a ese servicio en este municipio lucense. Temen que serán los últimos. Dudan de tener alguna posibilidad en el concurso de líneas de transporte promovido por la Consellería de Educación (actualmente paralizado). «Está para as grandes empresas. Non ten en conta nin que se leve tempo prestando o servizo, nin que se coñezan á perfección as estradas e pistas, nin que se xere actividade económica nun concello rural», se queja Javier, que asegura que el servicio que podrían dar las compañías más grandes sería absolutamente distinto del suyo.

«Nós facemos un transporte familiar, ao fin e ao cabo estamos levando aos nosos veciños, aos nosos pequenos», dice. Y tan familiar. No es extraño que él y sus compañeros esperen por un niño que aún no ha terminado de desayunar. O que den la vuelta porque uno de los chavales se ha dejado algún material en casa. «Eu xa teño levado un kilo de azucre que facía falta nunha casa ao tempo que ía recoller ao rapaz. Ou lle teño achegado ao pai dunha meniña chorosa a mochila cos deberes que deixara no meu coche. Que condutor dun autobús das grandes liñas vai poder facer iso?», se pregunta.Y asegura que ellos no solo transportan a los pequeños, sino que los cuidan. «Xa meu pai controlaba cando os deixaba nalgunha parada para enganchar coa liña de bus escolar que ningún se metese na estrada ou fixese nada perigoso», explica.

Una de las empleadas de Javier ayuda a una niña a bajar del taxi
Una de las empleadas de Javier ayuda a una niña a bajar del taxi

Las historias de sus varias décadas al volante trenzan su vida con la de sus vecinos. Recuerda, por ejemplo, cómo el sistema de recogida en taxis libró a una familia de que su hija tuviese que ir internada a un colegio de Becerreá. «Daquela, cando un pequeno non tiña maneira de transportarse ao colexio cada día, ía a unha escola fogar na que pasaba toda a semana. Esta familia non quería iso para a súa filla. As pistas para chegar á súa casa daban medo, pero eu si podía facelo. E ao final convencemos a Educación. Esa nena hoxe é nai e ten dous fillos escolarizados no cole de Baralla», rememora.

También recuerda cómo repasaba la tabla de multiplicar con Manuel, un niño con necesidades especiales, mientras lo llevaba primero a la escuela y, años más tarde, a un centro de educación especial en Lugo. «A quen lle ían pedir que o levara ata alí? Pois a min, que o levei toda a vida ao cole». Hoy Manuel tiene 27 años, y en cada cumpleaños sigue llamando a un Javier que se emociona cuando lo cuenta. «Carai, é que Manuel tamén é parte da miña vida», confiesa con voz entrecortada.

El taxi cruza el estrecho puente de Covas para recoger a algunos niños
El taxi cruza el estrecho puente de Covas para recoger a algunos niños

Pero Javier sabe que no son sus recuerdos y emociones los argumentos que pueden salvar a este tipo de transporte puerta a puerta. Sí cree que debería serlo, sin embargo, la experiencia acumulada. El conocer cada curva peligrosa. El controlar la antelación con la que hay que salir si nieva, o qué problemas y retrasos pueden suponer unas determinadas condiciones meteorológicas. También el hecho de saber que muchos de los lugares donde aún hoy recogen a chavales son impracticables incluso para un microbús. «Ao final, a compañía que gañe o concurso vai ter que recurrir igualmente a un taxi ou un VTC (turismo con conductor). Pero xa non seremos nós. Ou como moito pretenderán subcontratarnos por poucos cartos. E eu terei que despedir ás dúas persoas que teño contratadas. Logo falan de apoiar a actividade económica no rural...», sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Taxistas de transporte escolar en la montaña lucense, algo más que chóferes