Fernando Martínez, secretario de estado: «El relato de memoria democrática debe contar toda la historia de Meirás»

El Gobierno creará en el pazo una exposición con todas sus fases desde 1893


redacción

«Hemos estado en el pazo y lo hemos encontrado en una situación realmente preocupante». El secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez, sorprendió a todos a mediados de diciembre cuando anunció que la apertura del pazo de Meirás a las visitas bajo la gestión del Estado tendría que posponerse debido al deterioro de algunas de las dependencias interiores de las torres de Meirás. El mismo día que presidía en A Coruña la constitución de la comisión técnica que regirá el futuro inmediato del pazo, Fernando Martínez, que representa a la vicepresidenta Carmen Calvo en ese órgano, advertía que la propiedad que fue de los Franco durante 82 años se encuentra «en muy malas condiciones». Pasado mañana, martes, la comisión volverá a reunirse para tratar de fijar una fecha para volver a abrir las puertas de la fortaleza, que ahora gestiona el Estado desde la sentencia de la jueza Marta Canales, que dirige el Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña, que devuelve el recinto al patrimonio público.

—En la primera reunión de la comisión se habló del 25 de enero y de abrir solo el exterior. ¿Cuándo podrán abrirse las puertas del pazo con la nueva visión que pretenden darle el Estado y el resto de las Administraciones implicadas en la gestión?

—En la reunión de constitución de la comisión técnica del pazo de Meirás hubo un consenso para abrir en primer lugar los exteriores y se apuntó que fuera a finales de este mes de enero. En ese horizonte se trabaja. Por otro lado, desde la Dirección General de Patrimonio del Estado se está ultimando un plan de actuación de las obras a realizar para que esté disponible cuanto antes y se puedan realizar las visitas a los interiores, al menos en algunas de sus partes.

—Usted dijo que, además, el pazo no podría abrirse con el relato actual, es decir, con la escenografía que enaltece la figura del dictador y de su régimen. ¿Se van a suprimir esas referencias?

—El relato de memoria democrática tendrá que contar todas las fases de la historia de Meirás, desde sus inicios con el universo de Emilia Pardo Bazán hasta los 82 años que Meirás estuvo en manos de los Franco. Una comisión de expertos y expertas trabajará en ello y en los futuros usos de Meirás. Asimismo, estamos trabajando en la idea de una exposición que realice un recorrido y una interpretación de todas esas fases, desde Pardo Bazán y la dictadura franquista hasta la reivindicación por parte del pueblo gallego, de sus instituciones y de la Administración General del Estado para recuperar el pazo de Meirás para el patrimonio público.

—¿Cómo se pueden compaginar en el mismo espacio ambos relatos, el de la dictadura de Francisco Franco y el de Emilia Pardo Bazán?

—La historia del pazo de Meirás hay que contarla completa. Es la mejor aportación que podemos hacer, sin entrar en contraposiciones entre unas fases y otras. Creo que ambas se pueden compaginar perfectamente.

—¿Está de acuerdo en ceder la gestión del pazo a la Xunta si finalmente se confirma la sentencia que le otorgó la posesión al Estado?

—A mí me gusta ser muy pragmático. En estos momentos, la titularidad del pazo la tiene Patrimonio del Estado [organismo del Ministerio de Hacienda], por decisión de la Justicia y en una situación de ejecución provisional de la sentencia. La Administración General del Estado es ahora la responsable de los bienes muebles e inmuebles que allí hay y de todo lo que suceda en ese inmueble. La sentencia está recurrida y no sabemos el recorrido que tendrá en el ámbito judicial, aunque esperamos que sea a favor del Estado. Por tanto, hasta que no haya una decisión judicial firme, esta es la situación que tenemos y, por prudencia, no se puede avanzar en otros escenarios.

—¿Se sabe ya qué tipo de bienes se podrán llevar los Franco de Meirás?

—Eso lo tendrá que decidir la Justicia.

—Durante los últimos años, una familia contratada por la familia Franco se encargaba del cuidado y de la conservación del pazo. ¿Cómo se está haciendo ahora el mantenimiento de las instalaciones?

—Patrimonio del Estado está al frente de la situación. Es el que decide cómo actuar en los arreglos que hay que hacer en el pazo y cómo se ha de mantener el inmueble.

—Desde que el Estado tomó posesión del pazo de Meirás, el pasado 10 de diciembre, es la Guardia Civil la que se encarga de la custodia del recinto durante las 24 horas del día. ¿Continuará después ese tipo de vigilancia o se contratará una empresa de seguridad privada?

—En la reunión que tuvimos hace unas semanas se acordó la elaboración de un convenio de colaboración entre la Administración General del Estado y las instituciones gallegas interesadas en la gestión del pazo. En ese documento se establecerán, entre otras cosas, las aportaciones que cada institución hará al mantenimiento del inmueble, a la vigilancia, etcétera. Mientras que se definen esas circunstancias y se decide si ese tema entra en el marco de las colaboraciones que se establezcan, lógicamente la Guardia Civil seguirá custodiando las torres de Meirás. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Fernando Martínez, secretario de estado: «El relato de memoria democrática debe contar toda la historia de Meirás»