Escasas sanciones tras el veto a los patinetes en las zonas peatonales

La nueva norma que regula su uso en las ciudades entró en vigor el día 2


redacción

Desde el día 2 los patinetes eléctricos no pueden circular por las aceras y zonas peatonales. Ese segundo día del año entraba en vigor la normativa aprobada por el Ministerio del Interior para regular la circulación de los que la Dirección General de Tráfico llama vehículos de movilidad personal y que define como «aquellos propulsados por motores eléctricos que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima de entre 6 y 25 kilómetros por hora». Estos dispositivos no solo no pueden superar esta velocidad, sino que se prohíbe su circulación por las aceras y zonas de uso peatonal y en vías interurbanas, travesías, autovías, autopistas y túneles urbanos. Tampoco puede ir más de una persona sobre ellos ni pueden circular quienes los conducen bajo los efectos del alcohol o las drogas ni llevar auriculares ni usar el móvil. El incumplimiento de estas normas puede acarrear multas de hasta mil euros.

Desde que estas nuevas normas entraron en vigor se han tramitado ya algunas sanciones en Galicia, aunque es cierto que por el momento son escasas. La primera cayó en el segundo día de vigencia, en la tarde del primer domingo del año. La Policía Local de Ourense impuso la primera sanción al conductor de un patinete que circulaba por una zona no permitida y, además, lo hacía bajo los efectos de las drogas.

En Lugo, la Policía Local había puesto hasta este viernes tres sanciones por infringir la regulación relativa a los vehículos de movilidad personal. En esta ciudad se están estudiando cambios en la ordenanza municipal de tráfico, vigente desde el año 2013, para adaptarla a las nuevas normas, sobre todo, explican desde el Concello, en lo relativo a los espacios por los que pueden circular los patinetes.

También Santiago prepara una modificación de la ordenanza de circulación y uso de la vía pública para adaptarla a estas normas y concretar las condiciones de uso de estos vehículos. En caso de que se produjesen incumplimientos se denunciaría a los infractores, pero en estos primeros días de aplicación no se han detectado infracciones a la norma.

En Vigo, la Policía Local no ha detectado infracciones tras la nueva normativa del patinete eléctrico y, en consecuencia, no se han tramitado todavía sanciones relacionadas con ello.

En la Costa da Morte no se ha contabilizado hasta la fecha propuesta de sanción alguna por el uso incorrecto del patinete eléctrico. En Carballo sí consta un apercibimiento contra un individuo por el uso de un vehículo de estas características incumpliendo, presuntamente, de forma reiterada la normativa sobre seguridad viaria. Según apuntaron en la Policía Local, este individuo emplea este medio de transporte para la entrega de paquetes a domicilio y empresas, algo que esta prohibido por la norma.

Tampoco en Barbanza constan todavía sanciones, y solo un ayuntamiento ha aprobado una normativa al respecto. Se trata de Boiro, que está tramitando esta nueva ordenanza, de manera que todavía no se aplica.

Con información de Lorena García Calvo, Marga Mosteiro, E. V. Pita, Toni Longueira y J. R. Ares.

Objetivo: la mitad de víctimas en diez años

En el 2020 las personas muertas en accidentes de tráfico en España bajaron de mil por primera vez desde 1960. En Galicia fueron 70, un 20 % menos que el año anterior. Pero a la hora de valorar este dato hay que tener en cuenta que la movilidad fue mucho menor como consecuencia de la pandemia. En todo caso, bajar la cifra de víctimas es el objetivo que se ha marcado el Ministerio del Interior, que en noviembre llevaba al Consejo de Ministros una serie de reformas normativas encaminadas a mejorar la seguridad vial con un objetivo claro: «Reducir, durante la próxima década un 50 % el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico».

La primera de esas normas, la referida a los patinetes, entró en vigor el 2 de enero. En los próximos meses lo harán las modificaciones del carné por puntos y la que afecta a los límites de velocidad en vías urbanas, que se aplicará a partir del 11 de mayo.

móvil al volante

De tres a seis puntos. Una de las conductas que recibirán mayor castigo con las nuevas normas es el uso del móvil al volante, una infracción que pasará a estar penalizada con seis puntos en lugar de los tres actuales. El año pasado Tráfico retiró en Galicia 21.600 puntos por este motivo.

Sin cinturón o sin casco

Cuatro puntos. Otra de las conductas que tendrán una penalización mayor es no utilizar los sistemas de seguridad obligatorios o llevarlos mal puestos, tanto el cinturón de seguridad como el casco o los sistemas de retención infantil, que pasarán de tres a cuatro puntos.

detectores de radares

Ni desactivados. Llevar en el coche detectores de radares pasa a ser una infracción grave incluso en el caso de que estos estén apagados, puesto que Tráfico ha detectado que los conductores los desactivan cuando se encuentran con un control. El castigo será de 500 euros y la pérdida de tres puntos.

adelantamientos

Se suprime el margen de 20 km/h. La reforma de las normas suprime la posibilidad de que los turismos y las motocicletas puedan superar en 20 kilómetros por hora los límites de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos.

movilidad urbana

Reducir la velocidad. El Gobierno dio un plazo de seis meses desde que se aprobó el real decreto que redefine los límites de velocidad en vías urbanas para que los ayuntamientos puedan adaptarse. El 11 de mayo, por tanto, entrarán en vigor las nuevas limitaciones: en las vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera, la velocidad máxima será de 20 km/h; en las vías de un único carril por sentido de circulación, de 30 km/h; y en las que tengan dos o más carriles por sentido, 50 km/h.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Escasas sanciones tras el veto a los patinetes en las zonas peatonales