Conducir con nieve o hielo: más distancia, sin frenazos y con movimientos suaves

Lo mejor es evitar coger el coche, pero si hay que hacerlo es necesario ser precavidos


redacción

El primer consejo de la Dirección General de Tráfico cuando en la carretera hay nieve o hielo es evitar los desplazamientos. Aún así, si esto no es posible, hay una serie de medidas que deben tenerse claras a la hora de coger el volante con temperaturas bajas.

revisar el coche

Ruedas en buen estado. El buen estado de los neumáticos es importante siempre, pero lo es especialmente cuando las condiciones meteorológicas no son buenas, porque unas ruedas en mal estado disminuyen el agarre del coche al asfalto. Además, deben revisarse los niveles de líquidos, las luces, los frenos o la batería antes de emprender la ruta.

cómo conducir

Calma y suavidad. Mantener la calma, conducir con suavidad y evitar maniobras bruscas es clave para evitar percances en la carretera, además de reducir la velocidad para evitar choques y salidas de vía. Aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos, apunta la DGT, permite tener mayor margen para detenerse en caso de una maniobra brusca del coche que va delante. Pisar el freno con suavidad es otra de las claves de la conducción con mal tiempo. Y evitar acelerar cuando se pisa una placa de hielo es una de las premisas que los conductores deben tener clara. Cuando se pierde el control al pisar una placa de hielo hay que levantar el pie del acelerador, no frenar hasta que las ruedas recuperen la adherencia y no rectificar la dirección hasta salir de la placa.

cadenas

Imprescindibles. Ante la posibilidad de encontrar nieve en la carretera, resulta imprescindible llevar cadenas, especialmente si el coche no está equipado con neumáticos de invierno. Además, es esencial saber cómo se montan las cadenas antes de iniciar la ruta, puesto que cuando tengamos que hacerlo el tiempo puede complicar la maniobra.

atención

Al termómetro y a la carretera. Al conducir en circunstancias adversas es necesario aumentar la atención. Conviene, por ejemplo, estar pendiente del termómetro exterior, porque si comienza a bajar la temperatura puede helar y formarse placas de hielo o puede sorprendernos una nevada. También hay que estar pendientes de las condiciones del lugar, puesto que en zonas sombrías, puentes o cerca de los ríos es fácil que se formen placas de hielo.

equipamiento

Depósito lleno. Cuando se sale con mal tiempo hay que hacerlo preparados por si hace falta parar el coche y esperar a que las condiciones mejoren. Por eso es importante llevar el depósito de combustible lleno, igual que la batería del teléfono móvil. Ropa de abrigo, comida y agua tampoco deben faltar en el equipaje. Y si el parabrisas se llena de hielo, alcohol mezclado con agua, nunca agua caliente.

la carga

Atención al equipaje. Si la salida es para ir a esquiar, hay que transportar con cuidado el material de esquí, puesto que en caso de accidente puede convertirse en un peligro para la seguridad de los ocupantes del vehículo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Conducir con nieve o hielo: más distancia, sin frenazos y con movimientos suaves