El que fuera Grupo Común da Esquerda devolverá al Parlamento 60.000 euros, tras no haber revalidado escaños en las elecciones

El Grupo Mixto, que estaba integrado por miembros de En Marea, devolverá 50 céntimos, al no haber obtenido tampoco representación

Luís Villares, del Grupo Mixto, a punto de pasar ante Manuel Lago y Antón Sánchez, del Grupo Común da Esquerda, en el último pleno del Parlamento antes de las elecciones autonómicas
Luís Villares, del Grupo Mixto, a punto de pasar ante Manuel Lago y Antón Sánchez, del Grupo Común da Esquerda, en el último pleno del Parlamento antes de las elecciones autonómicas
La Voz

Los que fueran el Grupo Común da Esquerda y el Grupo Mixto en el Parlamento de Galicia, deberán devolver a la cámara gallega 60.000 euros, los primeros, y 50 céntimos, los segundos, por las cuentas del año 2020, al no haber obtenido representación en las elecciones autonómicas de julio.

La Mesa del Parlamento de Galicia requirió, el pasado mes de noviembre, a los que fueron titulares del Grupo Común da Esquerda y del Grupo Mixto, que entregasen las cuentas correspondientes a 2020, después de que quedasen fuera del Pazo do Hórreo. Se trata de una situación inédita y que llegó a presentar dudas sobre qué había que hacer con el dinero que había en las cuentas de los grupos, toda vez que quedan sin representación. Cada uno de ellos, incluidos PPdeG, BNG y PSdeG, procede de manera diferente, y algunas fuerzas políticas incluso operan con una sola cuenta para el partido y el grupo parlamentario.

Los balances requeridos fueron entregados recientemente en el registro de la Cámara gallega (finalizaba el plazo a mediados de diciembre), tanto por los que fueron integrantes del Grupo Común da Esquerda (que proceden de Podemos, Anova y Esquerda Unida), como del Grupo Mixto (que al final de la legislatura quedó integrado solo por diputados de la candidatura En Marea, incluido su candidato a la Xunta, Luís Villares).

Los documentos, a los que ha tenido acceso Europa Press, revelan unas cuentas saneadas en ambos casos.

El Grupo Mixto hizo una transferencia en concepto de aportación a partido político por valor de 30.000 euros, un traspaso de dinero que es habitual y que se repite en los balances de otros partidos. Solo tendrá que hacer una devolución de cincuenta céntimos.

En las cuentas del Grupo Común da Esquerda, que como tal no tenía partido matriz, si bien sus diputados sí pertenecían a partidos distintos que se aglutinaron, también figura una aportación de 14.000 euros a formación política. Pero en su balance tiene unos activos cercanos a los 60.000 euros que no se repartieron y que, según las fuentes consultadas por Europa Press, serán devueltos a las arcas del Pazo do Hórreo.

Concretamente, en su balance figura un activo neto por valor de 58.689 euros que, salvo ajustes de última hora por facturas que hayan podido llegar en los últimos días (acaban de terminar un proceso judicial con la reclamación ante el TSXG de documentación de la comisión de las cajas), serán reintegrados en su totalidad a las arcas públicas.

Cuentas del 2019

Los balances del Grupo Mixto y del Grupo Común da Esquerda son los únicos a los que se puede acceder por el momento. Pero en la web de Transparencia de la institución autonómica sí que aparecen los correspondientes a 2019.

Según los datos de los últimos balances completos presentados, a falta de conocer los del final de la legislatura, entre todos los grupos se destinaron 122.331,35 euros más de lo que ingresaron del Parlamento durante el 2019, una situación derivada de las cuentas de PPdeG, PSdeG y BNG, si bien sus números estaban saneados al cierre del ejercicio saneados y presentaban sus cifras de tesorería en verde.

Este mayor gasto frente al ingreso del 2019 del Parlamento (por las subvenciones que se otorgan a los grupos para su funcionamiento) contrasta con la actividad del Grupo Mixto, que ahorró 17.850 euros, y del Grupo Común da Esquerda, que dejó de gastar 45.768 euros con respecto a lo ingresado. Ambos grupos, que inicialmente eran uno solo hasta las escisiones, ahorraron en total 63.618 euros en el 2019, lo que les ha permitido liquidar su situación como grupo parlamentario que no obtuvo representación en julio con saldo positivo.

Las cuentas de los grupos

La diferencia en los balances de las cuentas de los grupos radica, básicamente, en si la formación política a la que pertenecen tiene una cuenta bancaria distinta a la del grupo político que opera en la Cámara. Cabe destacar, en este sentido, que los grupos parlamentarios son figuras de funcionamiento de la institución que no tienen más recorrido que el del propio legislativo, y en los que, de hecho, sus componentes pueden pertenecer o no a la formación política de referencia y pueden haber concurrido, llegado el caso, en listas distintas.

Así, el PPdeG mantiene una cuenta propia para el grupo parlamentario, como era el caso también del Grupo Común da Esquerda y del Mixto, cuya referencia orgánica en este caso fue En Marea, ya que se compuso únicamente de diputados de este partido. Sin embargo, BNG y PSdeG operan con una única cuenta bancaria junto a la formación política.

Esto explica que el Grupo Parlamentario Popular haya transferido un total de 600.000 euros desde la cuenta de la Cámara a la del partido político durante el pasado 2019, lo que dejó el balance del ejercicio en un saldo negativo de 167.504,63 euros. En todo caso, al cierre del año, registró 1,15 millones de euros en tesorería y presentaba unas cuentas saneadas.

También el Grupo Mixto hizo una aportación a su formación política, que ascendió en 2019 a un total de 14.873 euros, si bien presentó un balance anual en positivo. En 2020, según el balance aportado ahora a la Cámara, esta aportación ascendió a 30.000 euros.

Fuentes de grupos parlamentarios consultadas por Europa Press han explicado que la transferencia de cuantías a los partidos políticos está dentro del orden legal y han indicado que tienen que ser los partidos que reciben este ingreso los que justifiquen el uso y la recepción ante el Tribunal de Cuentas.

Por su parte, el Grupo Común da Esquerda mantenía una cuenta parlamentaria (sus diputados se presentaron por En Marea y aunque pertenecían a Podemos, Esquerda Unida y Anova, no habían accedido al escaño con esa representación). En este caso, en 2019 no se produjo ninguna transferencia a fuerzas políticas y en 2020 aparece una de 14.000 euros.

Mientras, PSOE y BNG no hicieron ninguna transferencia al mantener esta contabilidad conjunta. En el balance de 2019, figura un saldo negativo de ingresos frente a gastos de 246,79 euros en el caso del BNG, aunque mantiene más de 22.600 euros en tesorería; y de un gasto mayor que ingreso de 18.197 euros en el caso del PSOE, aunque en sus cuentas mantenía al cierre del ejercicio 21.708 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El que fuera Grupo Común da Esquerda devolverá al Parlamento 60.000 euros, tras no haber revalidado escaños en las elecciones