El alivio de las restricciones por Navidad dispara la movilidad en las áreas urbanas

Los trayectos crecieron especialmente en los entornos de Santiago y de Vigo y en concellos con cierres individuales, como Baiona o Ribeira

Casi dos meses después de que los gallegos aprendiesen a convivir con cierres perimetrales, tanto individuales como conjuntos, la Xunta derribó esas barreras entre concellos desde la madrugada del 23 de diciembre hasta la noche del viernes 25. Pese a la preocupación mostrada por el conselleiro de Sanidade y el presidente Feijoo, la movilidad en Galicia se mantuvo sin restricciones durante prácticamente 48 horas para la celebración de las fiestas. Y esa decisión se notó.

A lo largo del miércoles 23, miles de personas aprovecharon el nuevo escenario para regresar al fin con sus familiares tras semanas separados por los cierres perimetrales. Según el rastreo a 13 millones de terminales móviles que realiza el Ministerio de Transportes cada día, el mayor incremento respecto a la jornada anterior se dio entre Ames y Santiago, con unos 3.600 desplazamientos más, un 22 %.

La capital gallega llevaba aislada una semana, después de que el comité clínico elevase su nivel de alerta y bloquease las entradas y salidas con los municipios de su entorno. Desde Vedra, por ejemplo, el aumento de viajes a la ciudad superó el 42 %.

Este municipio de la comarca santiaguesa experimentó el mayor incremento de entradas y salidas desde el día anterior, en torno a un 25 % más en ambos casos. Ese elevado volumen de desplazamientos se debe a que el Ministerio añade los movimientos en ayuntamientos colindantes con población inferior a 5.000 habitantes por secreto estadístico. En Santiago, ese flujo fue el mayor entre las siete grandes ciudades, a lo que podría haber contribuido también la marcha de universitarios hacia sus hogares familiares. En A Coruña, las entradas y salidas fueron ligeramente inferiores al día anterior, mientras que en Ourense cayeron un 8 %, si bien era la única ciudad sin cierre perimetral.

Entre Cangas y Vigo

Vigo, pese a compartir almendra con Mos, Nigrán, O Porriño y Gondomar, quedó separado de Cangas, hacia donde cada día se desplazan miles de trabajadores en ambos sentidos. El miércoles 23 hubo 3.409 movimientos más que el día anterior, equivalente a un 20 %. Y en Redondela, aislada bajo el máximo nivel de alerta, se incrementaron los viajes al otro lado de la ría, en concreto, a Vilaboa y Moaña, este último aislado con cierre individual.

Al sur de la ciudad olívica, el cese temporal de las restricciones disparó los viajes en Baiona, en la misma situación que Redondela. Hacia Tomiño, por ejemplo, se duplicaron. Nigrán, en el mismo área de movilidad que Vigo, también se multiplicaron los movimientos hacia Tomiño y a Salvaterra de Miño.

Movilidad en Barbanza

Entre el 5 y el 22 de diciembre se sucedieron los cierres de Boiro, Ribeira y Rianxo. Los tres municipios quedaron aislados del resto, reduciendo la movilidad a desplazamientos laborales. La apertura del 23 llegó a duplicar los trayectos en Ribeira, con destino a Cambados, y en Rianxo, hacia A Illa de Arousa, ambas localidades bajo cierre perimetral.

Entre Ribeira y Rianxo, además, los viajes aumentaron en un 50 %. Los vecinos de Boiro también aprovecharon para moverse hasta Caldas de Reis (un 60 % más), A Pobra o Dodro.

Lo mismo en O Grove y Sanxenxo, bajo el mismo cierre, donde creció la movilidad hacia otros concellos de O Salnés. 

Más de 50.000 desplazamientos entre Ferrol y Narón; 40.000 de A Coruña a Oleiros

A pesar de que Oleiros lleva desde el sábado 5 fuera del cierre perimetral de A Coruña, Arteixo, Cambre y Culleredo, entre el municipio con mayor renta per cápita de Galicia y la ciudad herculina se mantuvo el segundo mayor intercambio de vecinos de la comunidad tras Ferrol y Narón. De hecho, la apertura de los accesos entre ambos ayuntamientos apenas varió el número habitual de personas que cada día cruzan la ría. Según el análisis a los datos del Ministerio de Transportes, lo hizo en solo 50 personas, un 0,1 % más que el día 22 de diciembre, lo que deja alrededor de 38.000 trayectos en cada sentido.

Sí se percibió la apertura en Culleredo, desde donde se desplazaron unos 15.000 vecinos hacia Oleiros, un 8,27 % más que el día anterior. Incluso, a concellos que estaban aislados por sus cierres, como Fisterra o Carnota —los viajes se incrementaron entre ambos en un 20 % el día 23—.

Entre Ferrol y Narón se desplazaron unas 52.000 personas. Ambos se encuentran bajo la misma almendra, por lo que los desplazamientos apenas aumentaron.

Sin cambios el día 24

Con muchos trabajadores disfrutando del día festivo, los viajes disminuyeron considerablemente en Nochebuena. Entre algunos puntos, sin embargo, llegó a dispararse por encima del 20 % respecto al día 22. Así lo hizo entre Cambados y Ribadumia; Silleda y Lalín; Poio y Marín; Ponteareas y Arbo; Narón y Valdoviño; y, Carballo y Coristanco.

Votación
12 votos
Comentarios

El alivio de las restricciones por Navidad dispara la movilidad en las áreas urbanas