Vigilancia Aduanera de Galicia incauta 18.000 kilos de hachís en un remolcador frente a Marruecos

El barco pasó en noviembre por Cariño, procedente de Holanda, despertando sospechas; se cree que logró descargar otro importante alijo días antes de ser abordado hoy cerca de Gran Canaria

;
Así se abordó el remolcador que llevaba 15 toneladas de hachís Los agentes accedieron a la embarcación cuando navegaba por aguas internacionales, a 180 millas de Gran Canaria

El Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria interceptó hoy en aguas del Atlántico, al norte de las Islas Canarias, un remolcador cargado con cerca de 18.000 kilos de hachís en 574 fardos. Su destino sería algún país de la costa occidental de África, posiblemente Guinea Bisáu, para acabar comercializando la droga en el interior del continente. A bordo iban cinco tripulantes, tres de nacionalidad marroquí y dos de Bangladés, ya todos detenidos. La fase de explotación de la operación, bautizada como Gigante, se inició en la madrugada de ayer y concluyó por la tarde con la interceptación por parte del patrullero de Vigilancia Aduanera Sacre, con base en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, de un remolcador de nombre Cyklop 1 y presumible pabellón de Belice a unas 180 millas al noroeste de Gran Canaria cuando navegaba por aguas internacionales. A bordo fueron intervenidos un gran número de fardos de hachís que, pendiente de recuento y peso oficial, alcanzarían los 18.000 kilos (inicialmente se cifraron 15.000).  

Custodiada por medios navales de Vigilancia Aduanera, el Cyklop 1 ha llegado esta tarde a la Base Naval de Las Palmas para la puesta a disposición judicial de la droga y los detenidos. Las actuaciones han sido realizadas bajo la coordinación de la Fiscalía Especial Antidroga de la Audiencia Nacional y el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional. El origen del operativo explotado en las últimas 24 horas nació en Galicia a mediados de noviembre. El Cyklop 1, de 28 metros de eslora, zarpó de la ciudad holandesa de Zwijndrecht el 5 de noviembre para navegar con rumbo sur hasta ubicarse cerca de Cariño. A partir de ahí, añade la investigación, su rumbo despertó las sospechas de los analistas de la Oficina de Inteligencia Marítima (OIM) del Área Regional de Vigilancia Aduanera en Galicia.

Una embarcación antigua, construida en 1966

Incluso se activaron medios aéreos para seguir su estela sin llamar la atención. Ahí comenzó oficialmente esta investigación desarrollada únicamente en el mar y con la última tecnología de rastreo. Lo primero que resultó sospechoso fueron sus características, con una antigüedad exagerada (construido en 1966); su reciente compraventa y abanderamiento; y, en especial, por su ausencia de actividad comercial al no disponer de contratos de fletamento o remolque conocidos. Un fantasma surcando aguas atlánticas sin oficio ni beneficio legal conocido, de ahí que se considerase de especial riesgo y entrasen en escena los servicios centrales de Vigilancia Aduanera en Madrid.

La inteligencia policial relata que el Cyklop I, también en noviembre «habría realizado ya un primer transporte de hachís con destino al África central para recalar posteriormente en el puerto de Dakar, en Senegal, y tras reponer combustible y víveres, efectuar una nueva carga». A partir de ese momento, se estableció un operativo, desde Las Palmas, destinado a su abordaje e interceptación que finalizó en la tarde ayer.

A falta de analizar toda la información recopilada desde que el Cyklop 1 pasó frente a Cariño, todo indica que este remolcador con 44 años de antigüedad era una especie de taxi de hachís destinado a aligerar la inagotable producción de esta droga en Marruecos. Esta por ver si sus trayectos a los Países Bajos, dada su tradición en la comercialización y consumo recreativo de cannabis, era otro de los destinos del Cyklop 1. Lo que resulta seguro, atendiendo al abordaje, es que los captores, al acceder a la cubierta, se encontraron un manto de fardos encajados igual que un puzle. Lo siguiente fue entrar al puente de mando, donde los esperaba uno de los tripulantes junto a una manta, estirada en el suelo, donde se presupone que dormía alguien.

Fotografías de la embarcación interceptada en la Operación Gigante y de la carga de hachís que transportaba
Fotografías de la embarcación interceptada en la Operación Gigante y de la carga de hachís que transportaba

La operación Gigante ha sido desarrollada por las áreas regionales de Vigilancia Aduanera en Galicia y Canarias con la colaboración del Centro de Análisis Marítimo y Operaciones (MAOC-N), de la Agencia Antidroga de los Estados Unidos (DEA) y de las autoridades aduaneras de Francia. La operación y las investigaciones continúan abiertas.

Operación Nautilus

Dicha actuación se encuadra en el dispositivo Nautilus, una operación de ámbito nacional planificada por la dirección adjunta de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria dentro de las actividades previstas en el 2020. Su gran objetivo consiste en generar inteligencia marítima para detectar embarcaciones sospechosas que inicien investigaciones para la represión del tráfico ilícito de estupefacientes por vía marítima y la desarticulación de las organizaciones criminales responsables de estas acciones. Las Oficinas de Inteligencia Marítima de Vigilancia Aduanera se crearon en el 2018, iniciando su funcionamiento en el 2019, y han tenido un papel muy determinante en diferentes operaciones antidroga, como la Goleta, este mismo año, también en el marco de la lucha contra el tráfico de hachís.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Vigilancia Aduanera de Galicia incauta 18.000 kilos de hachís en un remolcador frente a Marruecos