El BNG ve el acuerdo del «brexit» como el «maior mazazo» para la pesca tras el ingreso en la UE

GALICIA

Ana Miranda, en una imagen de archivo
Ana Miranda, en una imagen de archivo DELMI ALVAREZ

Demanda medidas compensatorias para un sector que verá reducidas el 25 % sus cuotas de pesca en aguas británicas

28 dic 2020 . Actualizado a las 16:09 h.

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) se pronunció este lunes en contra del acuerdo que regulará las relaciones comerciales entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido tras el brexit al denunciar que el sector pesquero, con una importancia estratégica en Galicia, fue utilizado como «moeda de cambio» en las negociaciones. Para la diputada Rosana Pérez, el acuerdo supone «o maior mazazo» para la pesca gallega tras el ingreso en la Comunidad, en 1986, pues verá reducidos en un 25 % sus cuotas pesqueras en aguas británicas, provocando pérdidas que estimó en hasta 500 millones de euros al año

Rosana Pérez compareció en rueda de prensa junto a la portavoz del BNG en Bruselas, Ana Miranda, para poner de relieve los efectos desastrosos que tendrá el brexit para Galicia. «O acordo é inadmisible», resumió Miranda, al advertir que ningún sector soportaría los términos pactados para la pesca. Denunció, además, la escasa sensibilidad que hay en la UE hacia los intereses del sector pesquero, «e ao Goberno de España tampouco lle interesa a pesca galega», esgrimió.

La portavoz de pesca en el Parlamento gallego abundó en esta última tesis reprochando que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, calificara de «bueno» el acuerdo alcanzado entre Bruselas y Londres. «O ministro saíu moi satisfeito, pero satisfeito de que?», se preguntó Rosana Pérez, que también reprochó que la posición de la Xunta no fuera «moito máis aló de trasladar o seu lamento».

Los nacionalistas gallegos consideran que la pesca, cuya contribución al PIB gallego retrocedió dos puntos desde el ingreso en la UE, al pasar del 4 al 2 %, según Pérez, queda muy comprometida con este acuerdo que prorroga su acceso a aguas británicas durante cinco años y medio más, con unas cuotas que habrá que negociar año a año. En esas condiciones, apunta el BNG, es imposible que las empresas armadoras hagan planificación y acometan inversiones a medio plazo, por lo que demandó medidas compensatorias para los sector más afectados. De hecho, el Bloque quiere que se concrete más el destino que tendrá ese fondo de reserva de 5.000 millones anunciado por Bruselas para las compensaciones.