La Xunta prepara un catálogo de 3.000 aldeas abandonadas para facilitar su venta

Ofrecerá fotografías e información básica para poner en contacto a propietarios y posibles compradores


Santiago

El Gobierno gallego trabaja en la puesta en marcha de una plataforma digital en la que tiene previsto volcar públicamente información de los núcleos rurales abandonados para facilitar así la compraventa de propiedades y promover su dinamización y rehabilitación.

La idea inicial es llegar a integrar en la aplicación unos tres mil núcleos, de los cuales 1.900 tendrían en torno a diez viviendas. «Do que se trata é de ofrecer datos de interese, como a superficie, fotografías e o prezo», porque el objetivo final es poner en contacto a los dueños con personas interesadas en vivir o activar negocios en el rural, explicó el presidente de la Xunta tras la reunión del Consello. «Imos ter boas noticias», vaticinó Feijoo, convencido de que hacer fluir esa información redundará en mejoras para los municipios y ventajas para los ciudadanos. 

En la misma reunión, el Gobierno decidió continuar con la campaña para la limpieza de caminos forestales, que tendrá un presupuesto en el 2021 de 14 millones de euros. Además, unos tres mil titulares de terrenos agrarios van a repartirse 2,6 millones de euros para paliar los daños de la fauna silvestre, especialmente la propiciada por el jabalí y el lobo, aunque por primera vez se incluye una cobertura para el oso pardo.   

La pandemia dispara la demanda de casas para emprender en el rural

M. Cedrón

Cada vez hay más compradores que reservan viviendas online sin haberlas visitado

¿Es este un momento de brotes verdes en la repoblación del medio rural? Todavía es muy pronto para asegurar nada, pero los últimos meses han marcado un cambio de tendencia dentro del sector inmobiliario especializado en las viviendas ubicadas en el medio rural. Mientras antes los principales clientes eran extranjeros, ahora cada vez son más los españoles que quieren comprar una propiedad en el campo. Su perfil: cada vez más jóvenes. Algunos con ganas de emprender recién graduados con ganas de emprender una actividad económica en el campo. Otros, trabajadores liberales que quieren dar un giro a su vida para empezar de nuevo lejos de la ciudad. Otra cosa es que luego esos proyectos acaben prendiendo porque, como han repetido muchas veces los que viven del rural, «una cosa es pasar unas vacaciones en una aldea, pero otra bien distinta es vivir de la actividad agroganadera o turística en el medio rural».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La Xunta prepara un catálogo de 3.000 aldeas abandonadas para facilitar su venta