El nuevo mapa de líneas de autobuses cubrirá toda Galicia desde el día 23

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

La nueva estación intermodal de Santiago se inaugurará en unas semanas
La nueva estación intermodal de Santiago se inaugurará en unas semanas XOAN A. SOLER

La generalización de los viajes gratuitos para menores de 21 tardará unos meses

14 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade prevé culminar la extensión del nuevo plan de transporte el próximo día 23, cuando se pondrán en marcha los 29 contratos pendientes, tras un proceso progresivo que se inició en el verano del 2017 con las primeras adjudicaciones, que empezaron a funcionar principalmente en las provincias de Lugo, Ourense y Pontevedra tras la renuncia de distintas empresas a operar las 69 concesiones que disfrutaban.

El departamento que dirige Ethel Vázquez toma esta decisión después de que se desestimaran los distintos recursos interpuestos por empresas de transporte en el Tribunal Administrativo de Contratación Pública, la mayoría relativos a supuestos defectos en el proceso de adjudicación de las concesiones. Estas decisiones son definitivas en la vía administrativa, por lo que la Xunta tiene las manos libres para poner en marcha las líneas de autobús pendientes, pues los eventuales recursos posteriores ante la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia no tendrían carácter suspensivo. Así, en vísperas de una Nochebuena muy diferente se pondrán en marcha 14 contratos en la provincia de A Coruña, nueve en Pontevedra, tres en Lugo y otras tres concesiones de conexiones interprovinciales.

Todas las nuevas rutas que discurren por áreas rurales llevarán aparejadas dos de las principales características del nuevo plan de transporte: los autobuses escolares compartidos -en realidad líneas regulares con reserva de plaza para estudiantes- y el transporte a demanda, que dispone ya de una central de reservas y que racionaliza el transporte público en zonas con menos población.

También está previsto en los contratos la conexión con las estaciones intermodales, para poner a disposición de los territorios sin ferrocarril la llegada de la alta velocidad a Galicia, comprometida para el segundo semestre del año que viene. La más avanzada, la de Santiago, se inaugurará en unas semanas. En realidad, todo el plan supone una adaptación del mapa de rutas de autobús a las necesidades actuales de la sociedad gallega, pues el régimen de concesiones anterior se puso en marcha en la primera mitad del siglo pasado. Esto explica anacronismos como que los polígonos industriales no estén conectados con líneas regulares con los centros urbanos, algo que tratará de remediar el nuevo modelo, así como otras disfunciones que se fueron detectando a lo largo del tiempo. 

Presupuestos

El nuevo modelo de transporte lleva aparejada una importante inyección económica que se refleja en los Presupostos para el año que viene. La dispersión poblacional pasa factura a las arcas autonómicas, pues la Xunta se gastará cada año 127 millones de euros en autobuses. Algo más de 53 millones los destina la Consellería de Educación a los buses escolares que aún son de su competencia -buena parte de ellos son ahora compartidos y dependen de Mobilidade-, mientras que para el nuevo plan de transporte se reservan 69 millones, destinados a hacer rentables a las empresas los recorridos más deficitarios, la mayoría en áreas rurales.

Otros 4 millones se destinarán a extender a toda Galicia las ventajas de la tarjeta Xente Nova, que proporciona viajes gratuitos a los menores de 21 años. La consellería se da unos meses de plazo una vez esté en marcha la totalidad del nuevo plan de transporte.

Obras en la estación intermodal de Santiago

Tren y autobús: de competidores a aliados

pablo gonzález

«La forma de extender los beneficios de la alta velocidad más allá de la red de ciudades que une se lleva a cabo mediante el diseño de una red de transportes complementaria de calidad, a escala regional. Dicha red, cuyos nudos se sitúan a una menor distancia, hace posible una mayor accesibilidad». Esta reflexión del catedrático de Ferrocarriles de la Escuela de Ingenieros de Caminos de la UDC, Miguel Rodríguez Bugarín, apuntaba ya hace unos años -en su momento fue alto cargo de la Consellería de Infraestruturas- a crear una red de cooperación entre los autobuses y el tren de alta velocidad, en un país como Galicia en el que se veía necesario ampliar la accesibilidad al ferrocarril de una población dispersa, situada fuera de los grandes núcleos urbanos que contarán con una estación conectada a la alta velocidad.

Seguir leyendo