redacción / la voz

Las obras están a unos días de terminar en los 117 kilómetros entre Pedralba (Zamora) y Ourense, el último tramo pendiente -sin contar la variante de Ourense- para que un tren de alta velocidad pueda llegar a Galicia. Aunque estén todas las vías desplegadas, la única manera de que los AVE puedan circular por ellas es mediante la energía eléctrica. La superestructura para la alimentación de los trenes está también dispuesta, por lo que lo único que resta es la conexión de la catenaria con la red general, lo que se denomina la energización del trazado, y que permitirá el uso de trenes eléctricos auscultadores, capaces de desarrollar las velocidades máximas previstas en la línea (300 kilómetros por hora), algo que no pueden hacer los diésel.

«La energización del tramo Pedralba-Ourense está previsto que se produzca hacia el 21 de diciembre. Cuando esté energizado el tramo, se comenzarán a realizar las pruebas de funcionamiento del propio sistema de catenaria, sin trenes, y seguidamente ya se realizarán los ensayos con paso de trenes», explicaron ayer fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF). Se trata, por tanto, de la fase de pruebas más relevante, en la que en realidad se supervisa el funcionamiento general de la infraestructura. Hay que recordar, no obstante, que el penúltimo compromiso para poner en servicio la línea fijaba su inauguración antes de que terminara este año. Ahora el ADIF ha situado la apertura definitiva, que depende del resultado de las pruebas y del dictamen de la Agencia de Seguridad Ferroviaria, en el segundo semestre del año que viene.

En paralelo, el administrador ferroviario ha incluido la totalidad del nuevo acceso ferroviario en los contratos de suministro eléctrico para el período 2021-2022, por valor de 404 millones de euros para toda la red, y que incluyen la alimentación para las subestaciones del recorrido central hasta Santiago y las del eje atlántico. Estos contratos, que se adjudicarán en enero debido a complicaciones en el concurso público -el anterior caduca el 31 de diciembre, aunque hay opción a prórrogas- incluyen también el suministro eléctrico para los enclavamientos (instalaciones de señalización y control del tráfico) y para las instalaciones de protección civil y seguridad. Todo esto se ejecutará a lo largo del primer cuatrimestre del 2021, según fuentes del ADIF.

El administrador exigirá a las operadoras de energía que certifiquen el origen renovable de la electricidad. En principio, tal y como está dimensionada la línea actualmente, desde el administrador confirman que la previsión de alimentación eléctrica es suficiente para el tráfico previsto.

Ábalos anuncia un modelo ferroviario para áreas despobladas y la Xunta pide invertir con equidad

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, anunció ayer que su departamento trabaja con el ADIF «en un nuevo modelo de circulación que potencie la actividad de la España más afectada por el reto demográfico que supone la despoblación», aseguró sin dar más detalles durante la inauguración en León del Centro de Regulación y Control ferroviario (CRC). Este centro, que en un principio iba a gestionar los tramos castellano-leoneses de la línea de alta velocidad a Galicia, se centrará en la conexión con Asturias (Palencia-León-Pola de Lena). En cualquier caso, desde allí también se supervisará la línea entre León y Monforte, parte fundamental del corredor atlántico en el cuadrante noroeste.

El ministro se refirió ayer a la polémica sobre las inversiones en el corredor atlántico y en el mediterráneo. «No compiten, sino que se complementan, no se entiende la conectividad con Europa sin ninguno de los dos». «Estos corredores permiten el acceso a financiación europea tanto de los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia como de los Fondos CEF y, con ellos, se consigue avanzar hacia un sistema ferroviario vertebrador», añadió.

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, también se refirió ayer en el Parlamento a un reparto «equitativo e equilibrado» de las inversiones en ambas infraestructuras, al tiempo que reclamó al Gobierno que nombre un comisionado para el corredor atlántico.

El AVE también puede aportar Internet de alta velocidad a áreas rurales gallegas

pablo gonzález
Viaducto del Ulla, en la línea de alta velocidad Ourense-Santiago
Viaducto del Ulla, en la línea de alta velocidad Ourense-Santiago

El ADIF ultima un plan para sacar partido a su amplia red de fibra óptica

La finalización del último tramo en la línea de alta velocidad a Galicia abrirá nuevas expectativas, no solo para las ciudades -principales beneficiarias del nuevo ferrocarril-, sino para el amplio territorio rural del interior que cruza sus vías y que en muchos casos no puede acceder al AVE directamente, pues las paradas de este medio de transporte están muy tasadas. El beneficio indirecto dependerá de otra red que circula en paralelo a la doble vía, bajo tierra: la red de fibra óptica de altísima capacidad que se instala en todas las líneas de alta velocidad y que es fundamental para el funcionamiento de las instalaciones de seguridad y señalización.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La energía eléctrica para el AVE gallego se activará el día 21 en el último tramo