«Ni el viento ni la lluvia, no hay nada peor que la nieve»

Carlos Cortés
Carlos Cortés MONFORTE / LA VOZ

GALICIA

Fotografia difundida por Unión Fenosa Distribución en la que se aprecian las dificultades del trabajo de los reparadores este fin de semana
Fotografia difundida por Unión Fenosa Distribución en la que se aprecian las dificultades del trabajo de los reparadores este fin de semana UFD

Los técnicos que trabajaron sobre el terreno para reparar los cortes de luz de este fin de semana en Lugo se enfrentaron a condiciones extremas

09 dic 2020 . Actualizado a las 10:30 h.

«O que eu e todos os meus compañeiros queriamos era repoñer o servizo canto antes e volver para casa». Así se explica Camilo Gómez uno de los cien trabajadores de Unión Fenosa Distribución (UFD) que este fin de semana tuvieron que pelear sobre el terreno contra las consecuencias de las nevadas de la borrasca Dora, que dejaron en la provincia de Lugo más de 6.000 viviendas sin luz, en algunos casos durante dos días enteros. Su testimonio es el reverso de la indignación de los vecinos, la otra cara de lo que ocurre cuando la nieve lo apaga todo. Porque en esa empresa explican que para ellos los peores temporales son los de nieve. «Ni el viento ni la lluvia, para el sistema de distribución de energía no hay nada peor que la nieve», asegura Emilio Castro, delegado de UFD para Lugo y Ourense.

A Camilo Gómez y al otro técnico con el que forma equipo los enviaron el sábado a las ocho de la mañana desde su base de Ourense en dirección a O Corgo, en la comarca de Lugo. Este municipio había pasado toda la noche con un apagón generalizado. El centro de operación de red de su empresa había acotado el origen del corte de luz en algún punto de una de las líneas de ese municipio. El sistema de control telemático afina lo que puede. Pocas veces los trabajadores que están sobre el terreno van a tiro fijo y sin dudas. Lo que les toca es ir comprobando las líneas y encontrar el punto exacto en el que se originó la avería.

Quedar atrapados

«Coa neve é complicado andar», explica Camilo Gómez, que tiene 67 años y trabaja desde los 24 en la reparación de este tipo de averías. «Chegas a sitios dos que é imposible pasar -continúa-, entras por camiños que pensas que podes entrar e, en canto te descoidas, estás enterrado e tes que chamar para que te veñan sacar».

A veces, ni en todoterreno se puede llegar a los puntos en los que el tendido está interrumpido. En ese caso, toca andar cargado de herramientas por un terreno irregular y oculto por la nieve. En el caso de la avería de O Corgo, tuvieron que coordinarse tres brigadas distintas para repartirse los kilómetros de cableado en los que se escondía la causa de la avería. «En condicións como as desta fin de semana, pode levar hora e media chegar a un sitio no que un día normal chegarías en quince minutos», explica.

El contacto con este operario lo facilita la propia empresa Naturgy, matriz de Unión Fenosa Distribución, donde están interesados en explicar que no se quedaron de brazos cruzados cuando la nieve empezó a provocar averías en numerosos municipios de las montañas orientales, pero también en comarcas como la Terra Chá, Sarria, Quiroga o Monforte. La Consellería de Industria ha abierto un expediente informativo para que la empresa explique qué pasó este fin de semana.

Con motos de nieve

En la conversación interviene también Emilio Castro, que proporciona datos sobre el dispositivo que actuó este fin de semana en la zonas afectadas. Según sus datos, entre el viernes y el domingo trabajaron un centenar de personas en los municipios que sufrieron los cortes y para desplazarse utilizaron treinta vehículos, incluidas algunas motos de nieve.

En sus 37 años de experiencia laboral, a Camilo Gómez le ha tocado muchas veces vérselas con vecinos enfadados por los apagones. «É normal, pero xeralmente a xente entende a situación», dice.

Reparaciones provisionales con 35 grupos electrógenos

En la empresa encargada del mantenimiento de la red de suministro eléctrico aseguran que el servicio quedó restablecido por completo a última hora de la tarde del domingo. En todo caso, eso no quiere decir que la normalidad sea total. En muchos lugares, la luz no volvió a casas y empresas porque las líneas fuesen ya de nuevo operativas, sino porque UFD instaló generadores de emergencia como solución provisional y mientras no era posible reparar el tendido en todos los puntos tocados por la caída de árboles o la acumulación de nieve.