Los niños españoles de primaria se alejan de las medias de la OCDE

Estancados en Matemáticas, empeoraron en Ciencias desde el 2015

Imagen de archivo de alumnos en un laboratorio escolar. En Timss se le pregunta a los alumnos cuántas veces visitan el laboratorio a lo largo del curso
Imagen de archivo de alumnos en un laboratorio escolar. En Timss se le pregunta a los alumnos cuántas veces visitan el laboratorio a lo largo del curso

Redacción / La Voz

España no suele destacar en las pruebas internacionales de rendimiento escolar, y la última (Timss) ahonda en esta idea: los españoles de 4.º de primaria, con 502 puntos, ocupan en Matemáticas el puesto 30.º de 33 países (hay regiones, como Flandes o Irlanda del Norte) de la OCDE; solo están peor Francia, Nueva Zelanda y Chile. En Ciencias España tiene 511 puntos y está un poco mejor, de 26.º, por encima de Italia, Portugal, Nueva Zelanda, Flandes, Malta, Francia y Chile.

La nota española rompe la tendencia a la alza, a encontrarse con la media occidental, que se vio en el 2015. Timss se celebra cada cuatro años, así que en ese momento se valoraba la evolución de los datos desde el 2011. ¿Qué ocurrió entre el 2015 y 2019 para que fuesen tan mediocres los resultados? Después de los años de la crisis, en el 2015 llegó la recuperación pero también la Lomce, que eliminó los ciclos en primaria, potenció el uso de las notas e implantó una prueba diagnóstica (en principio académica, después no) en tercero para corregir los fallos; los alumnos que se examinaron el año pasado de Timss en 4.º de primaria estudiaron toda la etapa con esta normativa que iba a traer la excelencia al sistema educativo español.

En estas pruebas se incide mucho en los niveles de rendimiento: cuántos alumnos están en la parte baja de la tabla y cuántos en la alta. Y España demostró que no está muy mal en cuanto al porcentaje de «suspensos» (tampoco está bien) pero donde flaquea es en la excelencia: frente al 40% de media de la OCDE por encima de notable, España se queda en un 30% en Ciencias y en un 27% en Matemáticas.

La prueba analiza diferentes aspectos, y donde mejor están los niños españoles es en el dominio de números (506 puntos) y ya algo más lejos, de datos (499) y medidas y geometría (494). En cuanto a los dominios cognitivos, la mayor puntuación se logró en la aplicación (506 puntos), seguido de conocimiento (499) y razonamiento (497). En Ciencias obtienen los resultados más altos en ciencias de la tierra (518 puntos), seguido de las de la vida (514) y las físicas (503). En los dominios cognitivos, el rendimiento más alto es en conocimiento (514 puntos), aplicación (511) y razonamiento (507), que supone una caída de 10 puntos con respecto a la anterior prueba.

Las brechas

Timss destaca el «impacto positivo» que la escolarización durante la etapa de 0 a 3 años tiene en ellos a largo plazo. En España ir o no a la guardería supone una diferencia de hasta 26 puntos. También hay brecha de género significativa en Matemáticas (en Ciencias no) con 15 puntos a favor de los chicos. Y hay poca brecha social, que se va agrandando cada año.

El 42% dice que en su casa hay menos de 25 libros

Para medir el entorno socioeconómico de un alumno, este responde a diferentes preguntas: estudios y ocupación de sus tutores, aparatos electrónicos y electrodomésticos en casa, y libros. Para que se hagan una idea el cuestionario añade unas fotos de unas estanterías y a partir de ahí ellos responden; pues bien, el 42% dice que tiene 25 libros o menos en casa, y el 47%, entre 26 y 100.

En España participaron 500 colegios (unos 9.000 alumnos) y hubo muestras extensas de cinco comunidades (Castilla y León, Madrid, La Rioja, Cataluña y Asturias), que han tenido datos propios.

También se miden muchas otras variables y se trazan las relaciones con el rendimiento. Por ejemplo, en España no es significativa la diferencia entre un profesor novato y uno muy veterano; sí que haya o no material suficiente en el centro (papel, software, espacios...) con 12 puntos de en Ciencias y 18 en Matemáticas. En España se considera que en general hay un buen clima, seguridad y orden en la escuela, y los alumnos valoran a sus profesores.

A tres de cada cuatro alumnos de ESO les cuesta entender las matemáticas

Sara Carreira
Material para las clases de Matemáticas en Infantil, en el colegio público de Lugo de Llanera
Material para las clases de Matemáticas en Infantil, en el colegio público de Lugo de Llanera

Los profesores reconocen que en Magisterio no aprendieron a enseñar la materia

A los alumnos de secundaria les cuesta entender las matemáticas y carecen de información suficiente sobre las ingenierías y sus salidas. Estas son las dos grandes conclusiones de El desafío de las vocaciones STEM, un informe realizado por DigitalES (empresas del sector tecnológico) y que presentó la ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá. Este trabajo —realizado a partir de unas 2.200 respuestas dadas por alumnos de secundaria y universidad y profesores de todas las etapas—, pretende dar respuesta a por qué las vocaciones STEM (ciencias, matemáticas, tecnología e ingeniería) tienen tanto rechazo entre los universitarios españoles. Y las causas de la poca respuesta se pueden dividir en dos bloques: la dificultad académica (40%) y la falta de orientación y conocimiento (65%), en la que se incluyen los que no tienen claras las salidas profesionales de las ingenierías, aquellos que no saben qué elegir y los que no conocen a ningún ingeniero.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los niños españoles de primaria se alejan de las medias de la OCDE